sábado, agosto 21, 2004

El oro de Saunière

No es casual que uno de los personajes protagonistas de 'El Código da Vinci' se apellide Sauniére. Es de hecho un homenaje al abad francés Bérenger Saunière, párroco de Rennes-le-Château (Francia) nacido en 1852. Rennes-le-Château es un pequeño pueblo de la zona más enigmática de Francia: el Languedoc. Tierra de los visigodos procedentes de Roma, y siglos más tarde, de los misteriosos cátaros.
El abad Saunière realizó unas excavaciones en la iglesia de Santa María Magdalena de Rennes en 1886. Desde entonces, se comportó como poseedor de una fortuna, lo cual ha generado hasta nuestros días innumerables especulaciones acerca de un supuesto fabuloso tesoro escondido bajo la iglesia de Rennes. Saunière construyó una espectacular mansión para él y su amante: Villa Betania, así como la espectacular Torre Magdala. Dos nombres cargados de simbolismo y relacionados con María Magdalena, la supuesta esposa de Jesús. Viajó a París, donde se codeó con los más selectos ambientes ocultistas y con personalidades de la época como la soprano Emma Calvé.

Aunque Saunière se llevó su secreto a la tumba, dejó una reconstruida iglesia cargada de simbolismo: El triángulo y el símbolo de la Rosacruz en el tímpano de la entrada que contiene, entre otras, la inscripción "Este es un lugar terrible". También tiene un llamativo viacrucis (que se recorre en sentido contrario al habitual) en el que una viuda con un bebé envuelto en un paño escocés, llora ante la imagen de Jesús ¿María Magdalena? ¿Una alusión a los seguidores del rito escocés de la masonería, autodenominados "Hijos de la Viuda"? Pero quizá lo más llamativo es la figura del diablo cornudo Asmodeo. Todos estos elementos fueron esculpidos por un tal Giscard, cuya elección no fue casual a juzgar por los símbolos masónicos de su propia casa de Toulouse.
Teniendo en cuenta el frenético tren de vida de Saunière, su secretismo, sus elevados contactos (para un párroco de un villorrio perdido de la Francia profunda) y por supuesto sus misteriosas excavaciones nocturnas en el cementerio de Rennes, parece que Saunière buscó (y encontró) algo muy preciado.
Existe un cuadro del pintor francés Nicolas Poussin, fechado en la primera mitad del s. XVII, titulado 'Los pastores de la Arcadia', en el que los pastores se encuentran frente una lápida con la enigmática inscriptción 'Et in arcadia ego' (Y yo, en la Arcadia). ¿Es casualidad que exista en el cementerio de Rennes una lápida con la misma inscripción y en un paisaje sorprendentemente parecido al del cuadro?
Para los interesados: existe un libro titulado 'El misterio de Rennes-le-Château' escrito por Gerard de Sède, el primer investigador contemporáneo de la vida de Saunière y el 'enigma de Rennes' en el que se analizan exhaustivamente los hechos y las presuntas implicaciones 'ocultas' de Saunière, en las que cobra especial relevancia el simbolismo Rosacruz. Sède se dedica también a desmitificar gran parte de la literatura surgida en torno a este fenómeno, que presenta teorías tan fabulosas como objetivamente descabelladas. Entre ellos, la famosa obre 'El Enigma Sagrado' de Baigent, Leigh y Lincoln de la que bebe directamente 'El Código da Vinci'.

escrito por Ignacio a 7:29 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


0 comentarios:

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares