miércoles, agosto 04, 2004

La divinidad femenina

El gran éxito literario de esta temporada parece sin duda 'El Código da Vinci' de Dan Brown... la verdad es que cuando lo ví en la FNAC de Barcelona no me resistí a comprarlo y lo devoré en tres días. Al margen del rigor histórico del libro (¡no deja de ser una novela de ficción!) me ha llamado poderosamente la atención uno de sus temas de fondo: la divinidad femenina, aspecto fundamental del hecho religioso humano desde tiempos inmemoriales, complemento del aspecto masculino de la divinidad, y enterrado por más de 1700 años de ortodoxia eclesiástica cristiana. Si, 1700 y no 2000, porque la religión cristiana tal como la conocemos no surgió hasta unos 300 años después de la muerte de Jesús. Fue entonces cuando se dio forma definitiva al Nuevo Testamento (eligiendo 4 evangelios entre los más de 80 que existían, y no precisamente al azar), se estableció la divinidad de Cristo (el dogma Jesús=Dios fue establecido en el concilio de Nicea, y por ajustada votación además). Tampoco parece casualidad que el dios pagano Mitras naciese el 25 de diciembre y resucitase, según los mitos, al tercer día de su muerte...
[AVISO: Si no habéis leído el libro pero tenéis intención de hacerlo, no leáis a partir de aquí... no es que os reviente el libro, vaya, pero probablemente os guste más descubrirlo a lo largo de la lectura. Si no tenéis intención de leerlo o ya sabéis acerca de las leyendas del Sangreal, tampoco os desvelo nada]

La leyenda del Grial se sitúa en este contexto. El Grial, el cáliz, símbolo de fertilidad, es una metáfora de la mujer... sí, el mítico Grial no es realmente una copa física, es sólo una metáfora. Evidentemente, la religiosidad pagana no desapareció de la noche a la mañana, y menos aún el concepto de divinidad femenina, tan fundamental. A pesar de la interesada ocultación de una Iglesia eminentemente masculina, las búsquedas de Grial simbolizan en realidad la búsqueda de la Diosa (la divinidad femenina) perdida. El cuadro de 'La Última Cena' de Leonardo da Vinci lo simboliza claramente: a pesar de la narración evangélica 'oficial' (tomando el cáliz, lo pasó a sus discípulos...) en el cuadro no aparece ningún caliz (todos los asistentes tienen su vaso), pero sí aparece... una mujer (¡sorpresa!). Lo podéis ver en la imagen de arriba, ese personaje es el que aparece a la derecha de Jesús en la mesa... las tesis oficiales todavía siguen insistiendo en que es el apóstol Juan (lo justifican diciendo que era el más joven de todos) pero Leonardo da Vinci era suficientemente buen pintor como para distinguir entre hombres y mujeres. Según la tradición menos ortodoxa, la mujer del cuadro es María Magdalena, que no era una prostituta como pretenden los evangelios oficiales, sino la propia mujer de Jesús (algo que parece bastante lógico teniendo en cuenta la tradición judía que consideraba el celibato algo absolutamente criticable y extravagante, y que analizando el cuadro resulta casi obvio). Esta tradición está recogida en algunos evangelios de los llamados 'apócrifos', algunos procedentes de los famosos manuscritos del mar Muerto. Si Magdalena era la mujer de Cristo, la metáfora del cáliz está más que justificada en su condición de portadora de la sangre de Cristo... la existencia del linaje de Jesucristo es un tema absolutamente controvertido (vuelvo a recordar que 'El Código da Vinci' no es más que un libro de ficción), pero sin duda Leonardo DaVinci no lo ponía en cuestión, al menos eso simboliza claramente el cuadro de la última cena.
Al margen de controversias, este libro (que no hace sino ofrecer otro punto de vista sobre un enigma que ha sido revisado en mil ocasiones) ofrece pautas para desenmascarar la (aparentemente inexplicable) misoginia de la Iglesia y la vulgarización de algo tan 'divino' como la procreación, elemento místico fundamental de las religiones primitivas (porque... ¿acaso hay algo más misterioso?).

PS: Se me olvida comentar que el libro está bastante bien, y engancha desde el principio.

escrito por Ignacio a 6:51 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


3 comentarios:

Blogger Juan escribió...

Arrrrhhhgggg! qué rabia da sólo poder leer la mitad de un post; pero es que no he leído el libro en cuestión y lo tengo en "tareas pendientes"... Este fenómeno me está sorprendiendo como ninguno lo ha hecho -hace poco ha dejado atrás a los pilares de la tierra- porque todo el que lee el librito (por llamarlo de alguna manera) en cuestión lo flipa; gente de toda clase, calaña y condición...pues no seré yo menos! Lo leo y miro tu post entero, y ya te comento que me ha parecido.

8/05/2004 1:31 a. m.  

Anonymous Anónimo escribió...

Bueno, al leer encuentro bastante ovio el tema, ademas de varios indicios como la V entre maria y jesus y la M que enlazan los cuerpos de maria y jesus, ademas no faltaria agregar que sus vestimentas tienen las mismas tonalidades pero al reves

3/12/2009 3:52 a. m.  

Anonymous Anónimo escribió...

soy alexis y estoy sorprendido por todo lo que he descubierto en ete texto que no es otra cosa mas que una nueva forma de dejar tu mente volar y descubrir lo que por tantos años nos han querido ocultar bajo el parametro de lo sagrado .el que quiera aprender que unca pierda su antitud de asombro y conocera lo que nunca se imagino ..... danielimara@hotmail.com . recibo comentarios gracias

11/30/2010 12:37 a. m.  

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares