jueves, septiembre 09, 2004

Paréntesis festivo

¿Que por qué últimamente no se escribe nada de nada por aquí? Sí amigos, las Fiestas de Valladolid. Desde la noche del jueves 2 hasta la del domingo 12, no perdono ni una. Recordarán algunos que hasta hace 4 años las fiestas de Valladolid se celebraban la semana de san Mateo (21 de septiembre) y que fueron retrasadas a la semana de la Virgen de San Lorenzo (8 de septiembre) por diversas presiones (alcalde, hosteleros y otra simpática gente). La verdad es que sí, hace mucho mejor tiempo (la semana de San Mateo es lluvia garantizada), que los niños no han empezado el 'cole' y que los bares pueden sacar sus casetas a la calle para embolsarse unos cuantos fajos de euros al día. Pero a los estudiantes jóvenes con exámenes en septiembre les han hecho la del pulpo. Ahí están mis compañeros de clase dale que te pego a interesantísimas materias como la torre de protocolos TCP/IP o la holomorfía de funciones complejas mientras los demás aprovechamos (y garantizo que al máximo) la única semana del año en la que se puede beber tranquilamente por la calle.

Propuesta: Organizar unas fiestas paralelas de estudiantes la semana de San Mateo, después de exámenes y antes de que haya comenzado el curso universitario.

Luego están mis amigos el alcalde (pulsad el enlace para ver que guapo) y un sector de los vecinos del centro (ídem). Pues resulta que estos señores dicen que no tienen por qué aguantar el bullicio de las fiestas, que tienen derecho divino a descansar, que vaya juventud la de hoy en día y que, en definitiva, es un crimen no dejarles dormir con tanto ruido infernal, que tienen que ir al psicólogo de tanto estrés, que el médico les ha diagnosticado insomnio y que, joder, así no se puede vivir, mira mi señora madre lo histérica que se pone con tanto tragabirra en el portal. Resultado: los vecinos del centro se quejan. El alcalde sabe que se juega su puesto, porque quien vota masivamente a la derecha es la gente del centro... y así, las verbenas organizadas por las peñas acaban... ¡a las 2 de la mañana! (antes lo hacían a las 3, y ya nos quedábamos con ganas de más...) En fin, qué sería de los Sanfermines si los vecinos del centro de Pamplona fuesen como estos queridos paisanos míos, y encima tuviesen un alcalde de la derechona dispuesto a complacer a sus electores y de paso, joder un poquito a toda esa juventud que le llama facha a la cara.
¿Qué tengo que decir a esto? Está claro que aguantar el ruido de las fiestas tiene que ser un coñazo (para muchos, un coñazo insufrible)... pero, señores vecinos del centro... ¡no se puede tener todo! Vivir en el centro tiene muchísimas ventajas. Sólo hay que ver lo que cuesta la vivienda en el centro y comparar con lo que cuesta en cualquier barrio de la ciudad (y hablo de barrios, no de urbanizaciones residenciales). Las calles más limpias, mejor pavimentadas, con farolas mucho más elegantes (¡dónde va a parar!), más policía, más autobuses, más cerca de todo... y sin graves problemas como el narcotráfico (Pajarillos), ausencia de guarderías públicas (Rondilla), bloques de viviendas que se caen a cachos (Delicias), etc., etc. Cámbiese usted, señor/a vecino del centro, tan sólo una semana, con un vecino de Pajarillos. Seguro que después de la experiencia no le importará soportar una semana de ruido al año. Porque esa es otra: las fiestas son... ¡9 noches! Las ventajas de vivir en el centro duran todos los 365 días del año.

escrito por Ignacio a 7:05 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


0 comentarios:

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares