miércoles, noviembre 03, 2004

The Election (el antes...)

Cuando escribo estas líneas aún oficialmente no se sabe nada. Sigue el 'empate técnico' entre Kerry y Bush, y los estados indecisos siguen ahí, en el filo de la navaja. Durante estos últimos días, Andrew Tanenbaum (autoridad mundial en el campo de la Telemática) ha mantenido al día una predicción del voto electoral en el Electoral Vote Predictor (que ha sido utilizado como fuente fiable incluso por 'El País'). En estos momentos la predicción es de... 262 a 261 para Kerry, con 15 escaños sin decidir (los correspondientes a New Jersey). La predicción desde luego es arriesgada (incluso se atreve a asignar Florida a Kerry) pero incluso en este panorama New Jersey podría decidir la balanza hacia Bush.

El sistema electoral de los yanquis me enferma. No es que el nuestro sea mejor (es una basura, aparte de la famosa Ley D'Hondt que es una aberración matemática) pero aquí se votan partidos (más de dos), hay unas listas, múltiples escaños por repartir, etc. En EE.UU. estamos decidiendo UN escaño: el de presidente. ¿Es tan difícil? Quien obtiene más votos, gana. O así debería ser. Pero no. Hay un 'colegio electoral' al que cada estado aporta miembros en función de su población, con una llamativa característica: no hay proporcionalidad, el candidato más votado en cada estado se lleva todos los votos electorales del estado. Es decir, los probables millones de votos que Bush reciba en California van a ir directamente a la basura: la victoria de Kerry en ese estado está prácticamente garantizada y con ella los 55 votos electorales del estado (de un total de 538). Un problema importante es que muchos pequeños estados están sobrerrepresentados. Incluso con sólo 3 votos electorales, un voto en Delaware vale más que uno en California. Aquí pasa lo mismo, cuesta menos votos conseguir un diputado en Soria que en Madrid, pero incido en que en EE.UU. lo que se hace es elegir un ÚNICO presidente.


Hace cuatro años ganó el demócrata Al Gore, vicepresidente de Clinton, bajo cuyo mandato EE.UU. vivió 7 años de crecimiento económico ininterrumpido (el primer año Clinton tuvo que recuperarse aún de la política de Bush padre). Lo hizo además por una diferencia significativa: medio millón de votos. Pero por el sistema de 'colegio electoral' ganó Bush gracias a una ridícula diferencia de votos en Florida sobre la que pesará para siempre la losa del fraude (y no son sospechas, hay pruebas). Bush utilizó artimañas para acceder ilegítimamente a la presidencia: fue el tribunal Supremo (formado por magistrados en su mayoría conservadores) quien decidió que los recuentos de Florida, que daban la victoria a Gore, debían detenerse. Sí, fueron sucias artimañas, pero sin el famoso 'colegio electoral' estas artimañas directamente no habrían tenido sentido. Con medio millón de votos a favor de Al Gore, no habría lugar a ningún recuento. También podríamos hablar de las dudosas papeletas perforadas de Florida (muchas ni siquiera se agujereaban correctamente por las máquinas de votación).

Pero en fin, todo esto es agua pasada. Legalmente o no, Bush se hizo con la presidencia y ha gobernado el Imperio durante los últimos cuatro años. Las consecuencias que ha tenido son sabidas por todos. Hace falta que cuando despertemos mañana, el mundo haya despertado de la larga noche de Bush, y sus pesadillas de sangre, mentiras y armas masivas. Y yo confío en los ciudadanos de Norteamérica. Entre 300 millones de personas, no pueden ser todos descerebrados. Se han registrado más votantes que nunca, y especialmente entre los jóvenes, tradicionalmente indiferentes. La participación parece estar siendo masiva durante la jornada... seguimos con la impaciencia, pero dos datos invitan al optimismo: en los votos anticipados de Florida (totalmente escrutados y que son cerca de un 30% del total) Kerry gana a Bush por un 6% de ventaja. Los sondeos a pie de urna de estados indecisos (y decisivos) como Ohio y Pennsilvania también apuestan por Kerry.


Para no echar las campanas al vuelo, cierro con una noticia que he leído hoy en 'El País' y que me ha dejado sorprendido:

"(...)el sistema de impugnación que proponen los republicanos es ante todo una táctica para ralentizar el voto, para crear colas tan largas que muchos se desanimen y se vayan a sus casas sin votar. Es decir, una especie de fraude que, según los demócratas, se efectuará sólo en los distritos electorales donde los demócratas tienen mayoría.
(...) cuantas más personas voten, más alta será la posibilidad de que gane Kerry. (...) Por eso, increíblemente, el líder republicano en el congreso estatal de Pennsilvania tuvo la insensatez de reconocer que su misión era «limitar los números de votantes»".

Estas son las tácticas de Bush: que vote la menos gente posible.. ¿tendrán miedo a la democracia?


Mañana, en estas páginas:
The Election (...y el después). Permanezcan atentos ;)

escrito por Ignacio a 1:06 a. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


2 comentarios:

Blogger Alberto escribió...

KP --> Kerry Presidente ¬¬ Me voy a escuchar a Iñaki a ver si me da una alegría

11/03/2004 12:57 a. m.  

Blogger Ignacio escribió...

Pues parece ser que no... los yankis sabrán ¬¬, pero hoy ha quedado oficialmente demostrado para el resto del mundo: son imbéciles. Mucho. Tanto como su presidente.

11/03/2004 12:38 p. m.  

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares