viernes, diciembre 10, 2004

Good bye, Lenin!


'Good Bye Lenin', de Wolfgang Becker y protagonizada por el actor (barcelonés) Daniel Bruehl, es una de esas películas entrañables con las que es fácil empatizar. Narra la historia de Alex y su madre: comunista convencida de Berlín este desde que el padre de Alex cruzó el muro abandonándoles, ha vivido volcada con los valores de su 'patria socialista' desde entonces. Pero es 1989 y algo está cambiando al este del telón de acero. Alex es golpeado y detenido en una manifestación contra el muro. Su madre, que pasa por allí, cae fulminada por un infarto y entra en coma.


Durante los ocho meses que la buena señora Kerner pasa en coma, su patria socialista se desploma por completo. El muro cae. Los viejos Trabants 'össies' invaden el oeste y lujosos BMWs 'wessies' asombran en el este. El modo de vida de los össies desaparece. Llega la publicidad masiva. La comida rápida. La Coca-Cola. El colmado de la esquina se convierte de repente en un moderno supermercado occidental. Una sola Alemania celebra el triunfo en el mundial de fútbol de 1990. Todo cambia en un abrir y cerrar de ojos, que es literal para la madre de Alex cuando despierta tras ocho meses de coma.


Ante su estado delicado, Alex sabe que el mínimo disgusto sería fatal para su madre. Y saber que la Alemania Democrática ha desaparecido, totalmente engullida por la Federal, es algo que para una camarada socialista como Christiane Kerner puede resultar trágico. Así comienza la farsa. Con la ayuda de viejos amigos de su madre, y a regañadientes, de su hermana (cuyo nuevo novio occidental es un encargado de Burger King), recrea una RDA virtual en la habitación de su madre. Hasta tal punto que llena las viejas latas de pepinillos 'socialistas' (capricho de su madre) con los nuevos pepinillos holandeses del antiguo colmado.


Gracias a su nuevo amigo (y fanático del video) occidental, Alex llega a recrear los antiguos noticieros de la RDA. la farsa 'comienza a tomar vida propia', y llega a extremos surrealistas cuando, ante la imposibilidad de ocultar la evidencia, fingen un telediario en el que se habla de la 'masiva llegada de alemanes occidentales a Berlín este huyendo de las miserias y las injusticias del capitalismo', que supuestamente piden refugio en la Alemania comunista. 'Pobrecillos', parece suspirar la señora Kerner convencida del engaño, antes de instar a sus hijos a acoger a 'un occidental' como si se tratase de un niño saharaui desnutrido...


Good Bye Lenin no ahorra los aspectos traumáticos del paso al capitalismo ('capitalista de mierda', grita Alex cuando el banco rechaza sus marcos orientales que son todos los ahorros de la familia) e incide en su aspecto más consumista y deshumanizador: pareciera como si los alemanes orientales quisieran, simplemente, conducir coches más rápidos que esas cajas de zapatos llamadas Trabant, ver la TV parabólica y comer hamburguesas.


También es un alegato de la utopía comunista (que como la Historia ha comprobado, distó mucho de llevarse a cabo). El propio Alex reconoce que ha reconstruido para su madre 'no el país que era, sino el que le gustaría que hubiera sido'. El país lleno de altruistas 'camaradas socialistas' dispuestos a acoger a los wessies que huyen despavoridos de la miseria capitalista. Aunque no desvelaremos el final, hay un bello discurso (totalmente falso, por supuesto) que resulta un emotivo llamamiento a la tolerancia (recuerda vagamente, salvando las distancias, las palabras de Charlie Chaplin en la escena final de 'el Gran Dictador'), protagonizado por un taxista ex-cosmonauta a quien Alex ha convertido en presidente de la RDA para su madre.


'Good Bye Lenin' deja secuencias memorables, como la estatua de Lenin retirada en helicóptero ante la atónita mirada de Christiane Kerner, a quien parece saludar, que en definitiva condensa la esencia de la película, o el despliegue de un gigantesco cartel de Coca-Cola ante sus ojos atónitos, mientras su hijo, de espaldas, le habla de los 'camaradas' que han venido a visitarla.

'Good Bye Lenin' reflexiona sobre nuestra 'perfecta' sociedad capitalista, a través de los ojos de una socialista inocente e idealista, convencida de la justicia de sus planteamientos. Y lo hace de forma emotiva para los nostálgicos de Repúblicas y demás. Ya me entendéis ;).

escrito por Ignacio a 7:09 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


4 comentarios:

Blogger FiddLE escribió...

Al final me he decidido a registrarme. Que conste que llevo siguiendo tu blog largos meses, por lo menos... ehm.. 3 o 4.
Este post ultimo ha sido el detonante. Santo peliculón. Si es que.... luego que las pelis de la seminci no molan... ;)
Sigue asi, Nacho

12/13/2004 1:08 a. m.  

Blogger Juan escribió...

Qué gran bien social hace el canal plus... genial película que en España vimos por primera vez en el festival pucelano (junto a madre, hijo y director) y que, además de todo lo que tú dices -totalmente de acuerdo-, es una joya visualmente. Después de los trece meses que hace que la ví, se me han quedado pa' siempre su ternura nostálgica, sus títulos de crédito (¿?) y la música de Yann Tiersen (el mismo de "Amèlie").
Que te leo siempre...aunque sólo escriba cuando se de algo. Así de mierdas soy. Nos leemos.

12/13/2004 9:10 p. m.  

Blogger Ignacio escribió...

Bueno, sí que debe ser buena la película para haceros postear a los dos. Juan, tío, a ver si nos vemos de una p***ñ%$987 vez y me cuentas que tal por las Holandas (mamón xD). Por cierto ya que hablo de Holanda, Fiddle a ver si miramos una movida para irnos a Eindhoven en abril con el BEST que he estado oteando. Que luego me da envidia éste, si no.
Os quiero a los dos, muas. (Jajaja).

12/13/2004 10:58 p. m.  

Blogger FiddLE escribió...

Uhm... Raro sería que nos dejasen ir a los dos a un mismo sitio, pero yo sí que quería mirar alguna cosilla para ir. Sea donde sea ;)

12/15/2004 10:55 p. m.  

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares