domingo, febrero 27, 2005

Infalible agonía

Se dice que los papas son infalibles. Vamos, que todo lo que dicen, valga la tontería, va a misa. En realidad esta supuesta perfección papal no es más que un dogma absurdo instaurado en el siglo XIX por algún papa dispuesto a zanjar de una vez por todasla disparidad de criterios en el seno de la Santa Iglesia. La infalibilidad implica un punto de divinidad, que sin embargo no exime a Su Santidad (quien quiera que sea) de su humana condición de mortal.

A Juan Pablo II le va llegando la hora. Hace años ya que parecía un guiñol asomado al balcón de la plaza de San Pedro, más que otra cosa, manejado por sabe Dios (nunca mejor dicho) qué hilos. Pero parece que esta vez ningún tratamiento milagroso podrá oponerse a la más elemental ley de vida: la muerte.



Y ahora, en que quizás llega el momento soslayado durante años, la agonía pontificia se convierte en un show mediático. Se dice que tras su última operación (una traqueotomía) el papa pidió "que rezaran por él". Ante el estupor generalizado, un periodista inquirió "y cómo lo pidió, si está traqueotomizado –Lo escribió en un papel–". Ardua tarea, desde luego, teniendo en cuenta el avanzado Parkinson que padece Juan Pablo II.

Pues si es verdad que el Papa debe morir con las botas puestas y cumplir con el pontificado hasta la misma orilla del Leteo, que nos ahorren el espectáculo. Después de los shows de catetos en una casa, catetos en una isla, famosos en una isla, famosos en una casa (nótese que cateto y famoso en absoluto son mutuamente excluyentes) y demás variantes, no hay ganas de "siga la agonía del papa 24 horas en directo", "envía PALMA HOY o PALMA MAÑANA al 555 y gana un viaje a Mallorca" o demás variantes de dudoso gusto.

Y una vez cumplido el trámite, que se abra un tiempo de reflexión (y renovación) en el seno de la Iglesia. Juan Pablo II será recordado por muchas cosas: entre otras por reaccionario y ultraconservador. Después del intento del Concilio Vaticano II (que no fue nada revolucionario, sino un intento lógico de adaptar una institución anclada en el Contrarreformismo de mentalidad medieval a una sociedad a las puertas del tercer milenio), JP volvió a lo de toda la vida. Que eso de aggiornarse no iba con él, para eso era del norte. Y si había que recurrir a movimientos reconocidamente sectarios y parafascistas como el Opus Dei o los Legionarios de Cristo, se recurría (pero eso es otra historia y deberá ser contada en otra ocasión, que diría Ende).



Ni soy católico ni falta que me hace (entre otras cosas estaría bueno que cuatro viejos, desde sus palacios episcopales, me insulten por lo que haga en la vida, ya sea dentro o fuera de la cama), pero después de 25 años de wojtylismo cerril, la peste es tan rancia que sobrepasa los límites de la Iglesia y trasciende al resto de la sociedad. Va a haber que ir oxigenando el tema, afirmo.

escrito por Ignacio a 9:10 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


0 comentarios:

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares