martes, abril 05, 2005

Madrí, madrí, madrí

Pues si amigos, por la capital del Imperio me dejé caer el domingo. Una visitilla rápida, para recordar el centro histórico, y poco más. Nada que ver con mi exhaustiva visita a Barcelona, aunque las diferencias con la capital catalana saltan a la vista.

Madrid no tiene la vocación cosmopolita de Barcelona, ni falta que le hace. Por cada esquina del centro de Madrid se respira el ambiente de cualquier ciudad de Castilla, pero con delirios de grandeza y pinceladas internacionales. Tiene un toque castizo y campechano muy distinto al de otras grandes capitales europeas. Un toque más 'habitable' para un castellano como yo.



La globalización afecta a todas las grandes capitales. Todas son cada vez más parecidas en muchos aspectos. La inmigración llega a todos los rincones de Europa (y se hace especialmente visible en sus grandes ciudades). Las grandes marcas del nuevo orden invaden por doquier sus esquinas. Madrid no es una excepción: los 'macdonals' y 'burguerkins' pueblan sus céntricas calles al igual que en Frankfurt o Dublín.

Mención especial merecen los 'Starbucks' (no había estado en ninguno, pero es difícil dar cien pasos en el centro de Madrid sin pasar enfrente de uno de ellos). El concepto 'fast-food' adaptado a la cafetería tiene su gracia, sobre todo si el 'fast' no implica renunciar a la calidad del producto y el establecimiento. (No sé a que esperan a abrir uno en Valladolid). Por lo demás, Madrid es una ciudad de cafés. Suntuosos y castizos, modernos y clásicos, exóticos y celtibéricos... No quiero dejar de mencionar el Riazor, al lado de la plaza mayor. Todavía quedan camareros 'showman' en Madrid...



No me dejaron de impresionar los grandes teatros y cines de la Gran Vía, con sus cartelones y sus entradas tan 'de película'. El género musical está de moda en Madrid, en pocos pasos, 'Mamma mia', 'Hoy no me quiero levantar' (que estaba de estreno) y algún otro del que no me acuerdo. En cuanto al comercio, Preciados tampoco es mucho más que la calle Grafton de Dublín, pero eso sí, las tiendas son a lo bestia. Y la calle Fuencarral... pues hombre, sí, mucha tienda 'cool', pero tampoco es un referente de la moda mundial.

Me gustó pasear por Madrid un domingo... el rastro, abigarrado de trastos inservibles por la mañana, las amplias avenidas por la tarde, pero siempre desviándose de los grandes itinerarios para descubrir rincones insólitos. Madrid deja la sensación de que podría pasear por ella días y días y siempre quedaría algo nuevo por descubrir.

Caso aparte es el tráfico, caótico, salvaje e inhumano, sin contar con la presencia de decenas de energúmenos dispuestos a apisonarte con tal de pasar antes que tú. Si al tráfico masivo y la mala educación de muchos cabestros del volante sumamos una señalización criminal y los accesos a la M-30 (de juzgado de guardia), es difícil no estallar en ira furibunda. En ese sentido, Madrid no está nada 'ready for you' (no es una pijada mía, sino el eslógan de la candidatura de Madrid 2012)



Lo que me resultó más desagradable es la sistemática eliminación de cualquier referencia a la castellanidad de Madrid. El logotipo de Mahou está por todas partes, pero en ningún sitio se recuerda que el verdadero escudo de la comunidad de Madrid tiene dos castillos sobre fondo carmesí, simbolizando precisamente a 'las dos Castillas'. Para colmo, durante el viaje estuve escuchando a Esperanza Aguirre en la radio, que tuvo el valor de afirmar que Madrid se constituyó en comunidad porque "a los madrileños no nos quisieron ni en Castilla y León ni en Castilla - la Mancha".

Señora Aguirre, ¿cómo tiene usted la desfachatez? los castellanos no pudieron pronunciarse sobre el cuarteamiento de Castilla. Ninguno en su sano juicio habría aceptado alegremente la segregación de Madrid. Fueron los infames politicuchos y caciques provincianos quienes tomaron las decisiones por nosotros. Aún hoy, Madrid es la capital económica de Castilla - la Mancha y son miles los castellanos (del resto de Castilla, me refiero) que se desplazan a diario a Madrid para producir allí sin que nada de ese dinero revierta en las agonizantes mesetas castellanas.

Pero esa es otra historia, y debe ser contada en otra ocasión.

escrito por Ignacio a 9:53 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


0 comentarios:

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares