martes, mayo 24, 2005

Chapuza a la 'bolognesa' (II)

Decíamos ayer que con el nuevo sistema se pretenden implantar ingenierías de juguete y presuntamente generalistas de 4 cursos en el sistema ECTS (más o menos equivalentes a 3 actuales). Para ello se han establecido diferentes subcomisiones en las 4 grandes ramas de la ingeniería: industrial (industriales, aeronáutica, naval...), civil (arquitectura, obras públicas, caminos...), del medio natural (agrónomos, forestales...) y de las TIC (informática, telecomunicaciones y eventualmente electrónica).

Estas subcomisiones tienen como misión proponer al gobierno el esquema de titulaciones que ellos consideran más adecuado para el ramo en cuestión. Y a la hora de dar una respuesta, esta puede ser adecuada o inexplicable. El grupo industrial ha dado una respuesta adecuada. Proponen, dada la amplitud del temario que abarca su campo, que no haya un sólo grado generalista de ingeniero industrial (quien mucho abarca...) sino varios grados que aportarían una formación más específica. Y después habría un máster con directrices propias.

¿Que qué es eso? Bolonia propone después de los grados una serie de posgrados, en forma de máster. Un máster es un título expedido por la Universidad, que no tiene una validez habilitadora para ejercer una profesión (como pueda ser médico o arquitecto). Y por supuesto, se paga. Esto así, sin más, supondría la desaparición de todas las ingenierías superiores. Para paliar esto se crean los 'master con directrices propias', que vienen a tratar de sustituir al segundo ciclo actual. Tendría un contenido común básico en todas las universidades, validez oficial en todo el territorio (con competencias profesionales asociadas) y precio público.

La respuesta del grupo industrial a estos planteamientos, como decía, ha sido la de proponer múltiples títulos de grado orientados hacia campos concretos, que vendrían a sustituir a las actuales ingenierías técnicas, y un máster ingeniero industrial con directrices. De este modo, una vez consolidado el plan de Bolonia, los ingenieros técnicos actuales se podrían equiparar fácilmente con los nuevos grados especializados, mientras que los ingenieros superiores encajarían muy bien en el perfil de máster ingeniero industrial.

Pero en el grupo de las TIC no están nada claras las cosas. Los primeros rumores hablan de UN grado de Telecomunicación y otro de Informática. Es decir, de grados generalistas, que, aunque fuesen absolutamente de pacotilla (que lo serían, es imposible condensar 5 años de ingeniería del plan actual en 4 cursos ECTS), por su carácter generalista impedirían la equiparación de los actuales ingenieros técnicos a nada. En cuanto al posgrado, no parece del todo claro si habrá máster con directrices propias. Y si no lo hay, será el fin de los actuales ingenieros de Informática y Telecomunicación.

Con la consolidación de los nuevos sistemas, estos perfiles pasarían a ser una reliquia del antiguo sistema. La demanda laboral se ajustaría a los nuevos 'ingenieros de grado', con un perfil mucho más bajo, con el consiguiente prejuicio para los licenciados del antiguo plan.

¿Por qué todo esto? ¿No sería mucho más fácil realizar una propuesta similar a la del grupo industrial? La mayoría de escuelas de Telecomunicación creen que sí, y así lo han propuesto en las sucesivas reuniones. Pero la UPM y UPC (Universidades politécnicas de Madrid y Cataluña) pesan mucho, y su postura de grados generalistas y másters "aún no se sabe lo que haremos" puede terminar imponiéndose, en claro prejuicio de los profesionales (futuros) de las TIC.

¿Qué oscuros intereses mueven a las grandes universidades (especialmente la UPM)? Principalmente el deseo de volver a ostentar el monopolio de las ingenierías superiores, como tenían hasta hace poco más de una década. Así, ponemos un grado general para que no den guerra los de 'provincias', y luego habría unos másters que sólo las grandes universidades como la UPM tendrían la capacidad económica de ofrecer. Poderoso caballero es don dinero, al fin y al cabo.

Y aunque todo esto son rumores, no creo que los estudiantes de teleco debamos permanecer callados cuando nuestro futuro está en juego. Este tipo de rumores son eficaces globos sonda. Estos rumores han hecho salir a las calles a los estudiantes de Historia del Arte o Empresariales, por ejemplo. Así, la opinión pública se ha sensibilizado con su problema, y el coste político de no hacer caso a sus reivindicaciones podría ser importante. Así, antes de que haya nada oficial, sus posturas serán muy tenidas en cuenta. Sin embargo, a los que nos callamos, por muy en desacuerdo que estemos, no se nos tendrá en cuenta para nada. Y cuando nuestras sospechas se confirmen en negro sobre blanco del BOE, será tarde.

escrito por Ignacio a 10:42 p. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

lunes, mayo 23, 2005

Chapuza a la 'bolognesa' (I)

La declaración de Bolonia es uno de los temas de moda en la Universidad española. Todo el mundo habla de ella, aunque la información al respecto es más que confusa. Básicamente se trata de un proceso de convergencia europea que pretende lograr un sistema unitario de títulos homologables en toda la Unión Europea, que favorezca la movilidad, y sobre todo, homogeneizar el sistema de créditos lectivos de forma que haya una serie de niveles reconocidos en toda europa en base a un número determinado de créditos cursados (el famoso sistema ECTS).

Como casi todas las propuestas de reforma educativa, la intención no es del todo mala. Pero su aplicación puede ser traumática, y no digamos si se hace 'made in espéin'. Para echarse a temblar. Una de las propuestas era la simplificación de los títulos y la reducción de los mismos. Por si acaso, los alumnos de humanidades ya han comenzado las movilizaciones ante el temor de ser borrados del mapa.

¿Cuál es el panorama actual en la ingeniería española? (que es lo que yo conozco). Bien, tenemos un sistema de titulaciones de primer ciclo (3 años) y otras de segundo ciclo (5 años) que conducen a títulos de ingeniero técnico y superior, respectivamente. Las primeras ofrecen una formación más específica y centrada en un campo concreto: por ejemplo, dentro de la Telecomunicación, el procesado de señales. Aunque ofrecen la base suficiente para 'saltar' al segundo ciclo que conduce al título de ingeniero superior, de ámbito y atribuciones generalistas (si bien uno se puede especializar mediante optativas, esta especialización es 'a posteriori', una vez garantizada la formación general mediante las asignaturas troncales y obligatorias).

Este sistema funciona aceptablemente, aunque tiene dos defectos básicos (que vendría a solucionar, en teoría, Bolonia): primero, excesiva carga académica (insisto, hablo sólo de ingenierías), que ocasiona que muchos estudiantes tarden un par de años más (con suerte) de los establecidos en acabar sus estudios. Segundo, produce una sobreoferta de ingenieros con demasiada formación teórica pero poco orientados a un mundo laboral donde ni de coña hay demanda para los tropecientos telecos superiores que salen al año (de hecho muchos acaban en perfiles donde perfectamente podría haber encajado cualquier ingeniero técnico e incluso algún técnico superior).

El problema es que Bolonia ofrece una solución común para toda la Universidad. Humanidades, ciencias de la salud, ingenierías... solución universal Acme en pro de la convergencia europea. ¿Cómo encaja aquí la ingeniería? sencillamente, desaparece, al menos tal y como la conocemos. Mientras muchos países europeos apuestan (sin desviarse de Bolonia) por un sistema 3+2 (3 años de grado + 2 de posgrado) a grandes rasgos, que permitiría, teniendo en cuenta el sistema español, una transición menos traumática y una equiparación de los títulos viejos con los nuevos, aquí, como somos 'different', se ha apostado por un sistema 4+x.

4 son los años de los títulos de grado (del sumando 'x' hablamos luego). Obviamente en 4 años una ingeniería no cabe ni en sueños (el coste sería demasiado traumático como para permitirse el lujo de llamar 'ingeniero' al graduado resultante, al mismo nivel que los ingenieros del plan actual), y mucho menos teniendo en cuenta que en el nuevo sistema, 3 cursos de los actuales serían casi 4 de los nuevos, y 5 serían prácticamente 6. (De hecho, los 375 créditos actuales que tiene una ingeniería superior equivaldrían a aproximadamente ¡7 cursos! con el sistema ECTS).

Pero aún así, las directrices respecto a Bolonia son claras: títulos de grado generalistas de 4 años y luego, 'x'. Obviamente estos grados conducirían a una ingeniería de broma, con una formación quizá general, pero no lo suficientemente profunda en ninguno de los ámbitos del campo de estudio (que es precisamente el punto de las actuales ingenierías superiores) —Inciso: ¿Cómo se traduce 'the point of' al castellano? hay veces que me expreso mejor en inglés que en la lengua de los Condes—. También habría que sacrificar, obviamente, gran parte de la formación física y matemática de los ingenieros, que se perderá para siempre (está claro que los cursos de posgrado no van a solucionar esta carencia, y de hecho está muy lejos de sus objetivos).

¿Qué solución se propone para las ingenierías en este país? ¿Qué viene detrás de los 4 años de grado? ¿En qué situación quedamos quienes nos estamos formando con el sistema actual? Mañana más (o pasado, impacientes).

escrito por Ignacio a 10:53 p. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

jueves, mayo 19, 2005

Religión e hipocresía

"Es fácil llenar de fe las mentes pequeñas"
Anónimo


Hoy he leído en el periódico una de tantas encuestas del CIS (ese organismo pagado por todos que se dedica a realizar estudios de lo más variopinto sobre las costumbres del paisanaje). El tema, la religiosidad de la sociedad española. Los resultados: los esperables. Los que se declaran católicos son mayoría. Los que cumplen los ritos de dicha religión y siguen su doctrina, minoría.

Titula el periódico que los datos muestran que la caída de religiosidad ha tocado fondo: es decir, que por primera vez en 40 años los datos sobre la práctica religiosa son estables en vez de caer a la baja. Una lectura que a mí me parece del todo precipitada, simplemente estudiando los datos referidos al tramo de edad más joven (entre 18 y 24 años). En este tramo, el pocentaje que declara no acudir nunca a misa es el 38,4% (el mayor de todos los tramos). Los que se declaran católicos son el 65,5% (el menor porcentaje de todas las edades). Finalmente los que piensan que el bautizo es algo sin sentido son el 9,5 (de nuevo el mayor porcentaje por edades).

No había más preguntas desglosadas por edades (en la información que yo he podido leer, y que no consigo encontrar en Internet para ponerla a vuestra disposición, mis pequeños saltamontes), pero para las 3 que hay los resultados son significativos: si los más jóvenes son menos religiosos que nadie ¿cómo asegurar que la caída de religiosidad se ha detenido? Supongo que a eso será lo que llaman 'objetividad' algunos. Pero en fin, si hacen falta más datos, el 72,5% piensan que la Iglesia tiene menor poder que hace 10 años y el 64,9% piensan que dentro de 10 años tendrá aún menos poder (eso en general, no sólo los jóvenes).

Tiene más datos interesantes la encuesta, que en general refuerza mi percepción de que vivo en un país de hipócritas. Vamos a ver: el 79,7% dice ser católico, y sólo el 25,2% dice ir a misa al menos una vez a la semana... ¡que hay que santificar las fiestas, pecadores! El 59% no cree en el Espíritu Santo, y esto ya es grave... ¡es uno de los pilares de la fe católica! Es imposible ser católico y no creer en el Espíritu Santo. Es como ser musulmán y no creer que Mahoma es el profeta de Alá. ¿Se puede ser más hipócrita? Di que crees en dios, que crees en algo, que no eres del todo ateo... pero no que eres católico, por favor, por muy bautizado que estés. Hace falta algo más que eso.

Más datos interesantes: las mujeres son más creyentes que los hombres, en todos los ámbitos (por ejemplo, el 86,6% se declaran católicas frente a un 72,3% de los hombres, una diferencia más que notable). Los votantes de la derecha son más creyentes y más beatos: el 35,5% de votantes del PP reza a diario y el 34% cumple al menos con el precepto de la misa semanal. Sin sorpresas, aunque en lo de ir a misa los votantes del PNV les sacan mucha ventaja.

Pero sin duda lo más interesante del todo es la directa relación entre religión e incultura. Prometo deducir la función matemática empírica de esta relación a partir de la interpolación de los datos de la encuesta.

¿La religión es importante para la educación de los hijos? De acuerdo / en desacuerdo con este enunciado se muestran:

El 75,9% / 15,2% entre los encuestados sin estudios
El 72,0% / 22,3% entre los encuestados con sólo estudios primarios
El 49,6% / 41,5% entre los encuestados con estudios secundarios
El 43,1% / 48,7% entre los encuestados con formación profesional
El 40,8% / 50,5% entre los encuestados con título universitario medio
El 37,1% / 54,3% entre los encuestados con título universitario superior


Creo, personalmente, que estos datos se comentan solos. Cuanta más cultura se tiene, más fácil es darse cuenta de la banalidad de la religión. Por eso hace falta buena educación. Y por supuesto, sin religión en las escuelas. Todos esos 'católicos' de boquilla que desean catequesis para sus hijos, que los lleven a la iglesia, lugar que no visitan muy a menudo. Basta ya de hipocresía.

-> Este es el resumen de la encuesta más completo que he encontrado en Internet. Aún así, faltan muchos datos.
-> Los datos utilizados para escribir el post proceden de la edición escrita de El Norte de Castilla.

escrito por Ignacio a 11:11 p. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

jueves, mayo 12, 2005

Recordad Berlín

Han pasado 60 años (y algunos días) desde que el ejército rojo entró en Berlín y acabó con la mayor ignominia de la historia moderna europea: el fascismo nazi. En febrero de 1943, había acabado definitivamente la carnicería de Stalingrado. Aunque la victoria soviética fue pírrica por el catastrófico coste humano (más de un millón de muertos), era todo un punto de inflexión en la guerra: Los nazis se vieron obligados a retroceder, atropelladamente además, por la imposibilidad de mantener el enorme frente ruso y a la vez hacer la guerra en el resto de europa.

El ejército soviético marchó como una apisonadora por el oriente europeo. Dos años después, el ejército rojo esperaba con millón y medio de hombres a orillas del Oder, conquistada ya Prusia oriental. A pesar de la propaganda nazi, ya estaba todo el pescado vendido. Y no sólo sabían esto los alemanes, sino también los británicos y norteamericanos, que se apresuraron a organizar el desembarco de Normandía muchos meses antes (verano de 1944), con objetivo no tanto de liberar Francia (podía haberse esperado perfectamente a un debilitamiento mayor aún de los nazis) como de evitar una posición soviética demasiado poderosa en Europa.

Y es que como han dicho muchos veteranos de la Gran Guerra, si los aliados no se llegan a dar prisa, el ejército rojo habría llegado hasta Lisboa en unas semanas. No llegaron a tanto, pero sí a Berlín. A finales de abril del 45, Hitler se suicidó mientras sus compatriotas caían como moscas. El 5 de mayo, la noticia de la toma de Berlín comenzó a correr como un reguero de pólvora. Más tarde, la imágen de una gran Bandera Roja (hecha con manteles) ondeando sobre el Reichstag, dio la vuelta al mundo. 4 días más tarde, los aliados celebraron la victoria conseguida por la URSS de Stalin.



Y es que a pesar de toda la retórica, quien a fin de cuentas derrotó a los nazis, desde Stalingrado a Berlín, fue la Unión Soviética. Le costó ¡más de 30 millones de hombres! Tendremos que soportar miles de películas hollywoodienses de soldados Ryan y carnicerías en las playas normandas, pero nunca se reconocerá bien el papel soviético en el fin de la barbarie nazi. (Sin menoscabo, por supuesto, de lo que significó durante años la barbarie estalinista).

La caída nazi desveló al fin el horror que muchos sospechaban y otros tantos conocían pero preferían pasar por alto: los campos de exterminio. No eran campos de concentración de prisioneros en los que la gente muriera por el hambre y las duras condiciones. No. Eran verdaderamente instalaciones de la muerte, preparadas para la 'eliminación' sistemática de millones de personas. La 'solución final', el Holocausto en el que perecieron millones de judíos, acompañados de millones de personas de otras 'razas no arias' (gitanos, por ejemplo), homosexuales, comunistas, y todo tipo de disidentes y prisioneros de guerra.

Fueron muchos los republicanos españoles que vivieron en primera persona el horror de los campos nazis (con todo, sus historias no son ni mucho menos las más truculentas). Miles de combatientes republicanos, caída ya España en manos del fascismo, hicieron la guerra por Europa y muchos de ellos cayeron en manos del enemigo. Fue sobre todo en Mauthausen donde se concentraron. Corrieron distinta suerte a aquellos que pudieron participar en la liberación de París.

En fin, no está de más recordar de vez en cuando la historia. Sobre todo, para que no se repita nunca más. La II Guerra Mundial ha sido, hasta ahora, la cumbre de la autodestrucción humana, la barbarie y la infamia. Ahora, el potencial destructivo de muchos países podría producir en días los millones de muertos que la Gran Guerra produjo en años. Pero parece que afortunadamente, todavía recordamos la lección. Que así sea por muchos años.

Más:
-> Interesante artículo sobre la caída de Berlín del Diario Clarín
-> La II Guerra Mundial en Wikipedia

escrito por Ignacio a 7:15 p. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

sábado, mayo 07, 2005

Élite / No élite

Esto es un post de ensayo :D. Para relajar un poco esto, que se había puesto bastante serio con peligrosa tendencia al aburrimiento. He aquí la Lista ERLIK® de lo que mola / no mola 2005. Por cierto, admito (o mejor dicho, ruego encarecidamente) una palabra adecuada para 'no élite'. ¿Escoria, quizá? Me sonaba demasiado radical, no sé.

En fin, sin más preámbulos, la Lista:

Absenta / Tequila
Los Simpson / Los Lunnis
Los Ramones / Ramoncín
Sexo / Pornografía
Michael Moore / Charlton Heston
Arguiñano / Ferrán Adrià
Julio Iglesias padre / Toda su descendencia
Villalar / Concierto de Alejandro Sanz
Buenafuente / Sardá
Punk / Metal
Reagge / Reaggeton
Nicole Kidman / Angelina Jolie
Harpo Marx / Bisbal
Groucho Marx / Aznar
Paco Martínez Soria / Metrosexuales
Javier Bardem / Leonardo Di Caprio
Enanos / Elfos
Calimocho / Sangría
Fidel Castro / Manuel Fraga
La momia de Lenin / Putin
Mr Bean / Benny Hill
Los políticos del guiñol / Los de verdad
Cerveza belga / Cruzcampo
Pepe Domingo Castaño / José María García
eMule / Top manta
Ganchitos / Pipas
Bikini / Jersey
Boxer / Tanga
Atlántico / Mediterráneo
El pato Lucas / el pato Donald
Rayo Vallecano / Real Madrid
Bodas gays / La boda del príncipe
Avril Lavigne / Britney Spears
Escotes / Silicona
Fernando Alonso / Melendi
El himno del Atleti / El himno de España
Cantar ebrio / Cantar en la ducha
Irlanda / Estados Unidos
Teruel existe / Trasvase del Ebro
Parecer un freaky / Serlo
Emborracharse / Cocaína
Ligres / Perros yorkshire
David Lynch / Spielberg
El Jueves / Prensa del corazón
Richard Stallman / Bill Gates
Lechazo / Pescado
Mecca Cola / Coca Cola
DVD virgen / La 'virgen' María
Frivolidad / Religión
Mazinger Z / Benedicto XVI
Desafío total / Terminator
Las de Erasmus / Los de Erasmus
Don Quijote / Hamlet
Ruiz Mateos / Ruiz de Lopera
Salir los jueves / Salir los domingos
Meter fichas / Cartas de amor
Louis Armstrong / Lance Armstrong
Lentejas / Alubias
El Esgueva / El Manzanares
Las monedas de 20 duros / Las de 1 euro
Hablar de tías / Hablar de ordenadores
Examenes del instituto / Examenes de la facultad
Dulzaineros / Soplagaitas
La República / El Rey

Se admiten añadidos, comentarios, sugerencias...

escrito por Ignacio a 7:44 p. m.  ..  ver mensaje  ..  5 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

martes, mayo 03, 2005

Patentando ideas

La última moda en democracia es que los gobiernos aprueben cosas en contra de sus parlamentos. Es lo que ha hecho la comisión europea aprobando las patentes de software, en contra del dictamen del parlamento (y de la opinión mayoritaria de los sectores implicados).

Puede que para el común de los mortales el tema de las patentes de software no sea de excesiva importancia. En la era de la informatica y las redes mundiales de comunicación, lo es. Con esta directiva son patentables desde los enlaces de una página web hasta la operación XOR (que es algo así como patentar las sumas).

Todo esto obviamente beneficia a los grandes compañías del software, con todo su poder económico y sus equipos de expertos y juristas. Y el único monopolio del sector no es Microsoft, a pesar de que quizá sea el único conocido por el gran público. Lo de las patentes de software es la mejor 'idea' para fomentar las tecnologías de la información, empatada con el p*** canon que los culturetas de turno quieren imponer en los ordenadores y las líneas de acceso a Internet.

De nuevo las grandes perjudicadas, como casi siempre, son las iniciativas ciudadanas, libres, espontáneas y no amparadas por las grandes compañías. Al igual que las radios comunitarias han quedado marginadas de los sucesivos ordenamientos, el movimiento del software libre puede quedar arrinconado en el marco jurídico.

El caso es que son millones de usuarios en todo el mundo los que usan Linux en su PC, y cada vez comienza a penetrar más en los hogares (en el mundo académico ya es una realidad absoluta, con lo cual Microsoft debe preocuparse seriamente por su futuro). También somos millones los que navegamos con Firefox o escribimos documentos con Open Office... para prácticamente cada programa 'conocido' de uso doméstico hay un equivalente libre.

Por si todavía no os enteráis del asunto: el software libre es programado por voluntarios altruistas. Es gratuito y además su código está a libre disposición para quien quiera saber cómo está hecho o simplemente asegurarse de que no hay códigos maliciosos. Es decir, vaya usted a saber si Microsoft no ha introducido códigos en el Explorer para monitorizar nuestra actividad en la web.

Y en esta situación, mañana en la facultad (ETSIT de Valladolid), una charla de Richard Stallman, el promotor de GNU/Linux e impulsor del copyleft. Uno de los gurús, en definitiva, del software libre.

Actualización 5 de mayo
La conferencia de Stallman fue un éxito, incluso ha merecido una amplia reseña en el periódico. Stallman, en un particular castellano, expuso con claridad por qué las patentes son perniciosas para el desarrollo del software y de qué formas (no exentas de dificultades) se pueden sortear. La conferencia fue retransmitida en directo por el Radioclub (Asociación de Radio-telecomunicación de la Universidad de Valladolid) y podréis descargarla en breves días de la web radioclub.tel.uva.es (de la que soy webmaster :D).

escrito por Ignacio a 11:35 p. m.  ..  ver mensaje  ..  2 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares