domingo, junio 19, 2005

Del teclado a la pluma

'El Semanal', el suplemento dominical de mayor difusión en el país, tiene la costumbre de regalar cada semana una pluma estilográfica al autor de la mejor carta de la semana a juicio del cartero, el escritor Lorenzo Silva.

Esta semana, en el suplemento publicado hoy, ha sido premiada una carta mía basada en un post de este mismo blog titulado analfabetos, y enviada como respuesta a otra carta (también merecedora de pluma) en la que una estudiante de filosofía se lamentaba de la reducción de esta materia en bachillerato.

Los motivos de Lorenzo Silva para regalarme la pluma han sido los siguientes:
Por qué la he premiado...
Por ofrecer el contrapunto a otra carta premiada, con no menos discernimiento, y porque con jóvenes así hay futuro.

Todo un halago, muchas gracias.

La carta publicada es esta: (entre [corchetes] los fragmentos de la carta original que han sido recortados en la edición impresa y en cursiva los añadidos del cartero):

«Se lamenta una [la última] ganadora de la pluma de la posible desaparición de la filosofía como materia común en el bachillerato. [Tal vez haya escrito sus líneas desde un ordenador, sin percatarse, quizá, de que eso no sería posible sin que detrás haya un profundo conocimiento de la ciencia y la técnica. No le culpo]. En mis 19 años he aprendido que vivimos en un país de analfabetos científicos, en el que a la [endémica] falta de talentos se le une el nulo interés por el funcionamiento del mundo [que nos rodea. Cada vez que alguien jalea las estupideces de Unamuno ('que inventen ellos') me explico por qué este país no ha dado al mundo ni un solo matemático o científico digno de mención]. Me sorprende que haya quien se lleve las manos a la cabeza porque la filosofía [(que es materia común hasta el último curso de enseñanza preuniversitaria)] reduzca su peso en los estudios de los futuros técnicos, científicos e ingenieros, y [sin embargo] aceptemos [alegremente] vivir en un país donde se puede obtener un título universitario sin saber resolver un sistema de ecuaciones, conocer los procesos de meiosis y mitosis celular por los que la vida se perpetúa o comprender la estructura de los átomos [que constituyen todo lo que nos rodea. Mi afirmación no es gratuita.] Las matemáticas 'serias' [(mal llamadas 'difíciles')] en las que se introduce el álgebra y el análisis no se dan hasta 4º de ESO, y con carácter optativo. [Lo mismo pasa con las asignaturas de Biología y Física-Química]. Seguimos [Seguiremos] engordando la 'cultura humanística', alimentando nuestra vanidad antropocéntrica frente a la incontestable belleza de la música de la naturaleza y su partitura hecha de matemáticas [(que sirven hasta para detener el crecimiento de los tumores, como ha demostrado un físico español, honrosa excepción a la regla)]. No se trata de renegar de las letras ni de las ciencias. Ni tampoco de saberlo todo de todas las cosas. Se trata, al menos, de abrir las ventanas [del conocimiento] al mundo exterior. Lo que los antiguos griegos llamaron Filosofía.»

escrito por Ignacio a 10:18 p. m.  ..  ver mensaje  ..  3 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

sábado, junio 18, 2005

Perder los papeles

Decían los libros de texto del franquismo acerca de los comuneros que eran "hombres de fe incapaces de comprender la aventura imperial en la que se embarcaba España con Carlos I". Eso mismo debía pensar Aznar de los millones de paisanos que se le manifestaban en contra de la guerra de Iraq. No que fuesen hombres de fe, sino que eran incapaces de comprender la aventura imperial en la que se embarcaba España con Bush, mandando pepinos a los niños iraquíes. También eran (éramos) incapaces de comprender la imperial aventura que suponía asfaltar la costa gallega, por ejemplo.

El caso es que comprendíamos tan poco las aventuras aznariles, que salíamos iracundos a la calle rechazando el despotismo de una derechona que a los viejos les recordaba regímenes pasados y a los 'nuevos' nos hacía ansiar aires futuros. Según ellos, no éramos más que una panda de pancarteros manipulados por los socialcomunistas (Polanco, fundamentalmente). Aborrecían de las manifestaciones, que comparaban con verbenas botelloneras manejadas por incendiarios radicales.

El caso es que después de criticar tanto la pancarta, ahora le han cogido desmedida afición. Si tanto critican ahora el matrimonio gay... no quiero pensar qué pasará cuando lo aprueben, viendo lo que ha pasado con las manifestaciones. Tres manifestaciones en tres sábados seguidos, 'casualmente' los tres sábados coincidentes con la campaña electoral gallega, donde la derecha presenta como candidato a uno de los más destacados fascistas de la historia de este país, que lejos de purgar sus crímenes (como sucede en Chile o Argentina, por ejemplo), está gobernando y preguntándose con cuántos hombres se acuestan las mujeres (con usted no, don Manuel, con goma o sin ella no tiene ya edad).

Tres manifestaciones en las que se ha visto que la derecha está empezando a aplicarse en el tema de la pancarta. Desde luego el ambiente es muy distinto: la media de edad es bastante superior a las manifestaciones contra la guerra, abundan las camisitas de marca y las banderas monárquicas en lugar de los palestinos y las tricolores, y los lemas recuerdan a vencedores de guerras infames (con recuerdos al paredón y demás).

Pero como digo, vaya si aprenden, y últimamente copian hasta las tácticas 'borrokas' de la izquierda abertzale. Lo último es la recomendación de un cargo del Pepé madrileño de que los manifestantes contra los gays se tapen la cara con un pañuelo a modo de jarrais encapuchados (noticia y foto para evitar ser identificados por la policía. (¿Qué tienen que ocultar, me pregunto?).

Empecemos por la primera manifestación. La de las víctimas del terrorismo, que acabó con los cargos del Pepé como estrellas absolutas y con los manifestantes (procedentes en gran parte de la propia militancia pepera) olvidándose de víctimas y vociferando contra el PSOE y el grupo Prisa. Pero la mayoría de la gente quiere la paz, y la paz pasa por el diálogo. ¿Acaso no sería lícito dialogar con el entorno de ETA si hay una voluntad de acabar con el terrorismo? ¿Acaso no decía eso mismo el Pacto de Ajuria Enea, firmado entre otros por el Pepé? Hoy mismo ETA ha anunciado el cese de la violencia con cargos electos (noticia). No es que sea para echar las campanas al vuelo, pero es un paso.

Uno tiende a pensar que lo que de verdad teme la derecha es que se le acabe el chollo de atemorizar a la peña con los malvados sacamantecas etarras (aun así, invito a cualquiera a comparar el número de asesinados por ETA en los últimos 5 años con el número de mujeres asesinadas por sus maridos en el mismo periodo). No critico la posición de la AVT (que no representa a todas las víctimas del terrorismo). De hecho, puedo llegar a comprenderla. Lo que no entiendo muy bien es su simbiosis con el Pepé. Al fin y al cabo, están desprestigiando su (noble) lucha mezclándola con los intereses de un partido político.

La segunda manifestación fue por los dichosos papeles de Salamanca, y esta ya me revuelve más las tripas. Será que Salamanca no tiene problemas, como el narcotráfico en el barrio de Buenos Aires, o más en general, por su situación en los últimos lugares de Castilla y León (y ya es mal situarse) en cuanto a empleo o desarrollo económico. Pues no. Debe ser que Salamanca va tan, tan, tan bien, que su mayor preocupación son cuatro legajos expoliados por los fascistas.

Seamos serios (y me gustaría que alguien de Salamanca aportara su punto de vista). ¿Qué importancia real tiene el archivo en la economía, el empleo, el prestigio y en definitiva la vida cotidiana de Salamanca? Yo diría que prácticamente nula. Teniendo en cuenta eso, ¿qué importancia tiene que los légitimos propietarios reclamen el 3 % (con lo cual no tiene mucho sentido hablar de desmembración) de dicho archivo? Pues ninguna. Lo que había ganas era de sacar a la gente a la calle contra el gobierno, y fomentar, a ser posible, el odio a los catalanes, y con un poco de suerte, de rebote a los vascos.

Valiente imagen de la ciudad dorada y de la mejor plaza mayor del país tomada por energúmenos instando al fusilamiento o haciendo apología de la muerte de algún líder político (digo yo que por muy gilipollas que sea Carod Rovira, que lo es, no ha hecho ningún mérito para ser fusilado, si lo comparamos con Fraga), o de paletos confundiendo el tocino con la velocidad (¿Archivo = unidad de España? es el lema más ridículo que he visto en una manifestación). Me hubiera gustado ver a mí a los historiadores y archiveros protestando, si es que al fin y al cabo se trataba de una manifestación en defensa del archivo. Pero no, sólo se trataba, una vez más, de salir en la tele poniendo a vivir a Cetapé.

La última manifestación, a modo de colofón, ha sido la manifestación contra el matrimonio gay. Juntos, obispos y líderes de la derecha. Como en los "good ol' times" de Franco bajo palio y los obispos arengando desde los púlpitos a matar comunistas y masones en pro de la Santa Cruzada contra los rojos. Seguro que a Fraga se le han saltado las lágrimas. Tantos recuerdos...

Según los organizadores, la manifestación era en defensa de la familia. Yo no sé muy bien qué tiene que ver eso con el matrimonio gay. He preguntado a mi familia, y la verdad es que nadie siente amenazada la integridad de nuestro particular núcleo familiar por el hecho de que los gays se puedan casar o no. Yo tampoco, desde luego. No soy gay, así que esta ley en el fondo me da igual. Ni estoy a favor ni en contra. Pero sí estoy a favor de la igualdad de derechos, y sobre todo, del respeto a la libertad del prójimo. Si dos hombres quieren casarse entre ellos ¿quién soy yo para impedírselo? Y sobre todo, volviendo a la manifestación ¿en qué afecta eso a mi familia?

Si el Pepé defendiera de verdad a las familias, no habría permitido que durante sus largos 8 años de gobierno el endeudamiento medio de las familias españolas se hubiera duplicado. Pero no, para ellos resulta que defender de verdad a las familias es impedir el matrimonio homosexual. Misteriosas conexiones. La derecha y la iglesia, las dos juntitas, también se manifestaron en su día contra el divorcio, alegando de nuevo la defensa de la familia. Hoy es una realidad consolidada, aceptada, que no genera mayores problemas y que sólo ejerce quien quiere. Pues con el matrimonio gay pasará igual.

En fin, yo observo perplejo el movimiento pancartero de la derecha. Veo a gente que no para de manifestarse y que hace un par de años aseguraba que las cosas no se pedían en la calle sino en el parlamento. Claro que en esos mismos años, en el parlamento, han pasado de ser mayoría a minoría. Quizá eso tenga algo que ver con su sorprendente cambio de actitud.

Me hubiera gustado ver una manifestación protestando por la retirada de la estatua de Franco. Eso sí que habría sido glorioso...

escrito por Ignacio a 9:37 p. m.  ..  ver mensaje  ..  3 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

jueves, junio 02, 2005

Terrible junio

Ya está aquí... parece que fue ayer cuando andaba con las ecuaciones de ondas, los filtros de Chebyshev, el teorema de Bayes y demás, y ahora estoy enfrascado ya con las modulaciones digitales, los medios magnéticos, interpolaciones y demás. Pues eso, que me dejaré caer poco o nada por aquí.

Por cierto, que ya está en marcha el Planet Teleco, la página que pretende reunir todos los blogs de la ETSI de Telecomunicación de Valladolid (así que si eres telecopucelobloggero, anímate). Cómo no, servicio gentileza del Radioclub.

Suerte a todos, y no os olvidéis de estas páginas. A lo mejor hago alguna visita esporádica ;).

escrito por Ignacio a 11:21 p. m.  ..  ver mensaje  ..  5 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares