jueves, julio 21, 2005

Rude Boy Dreams

"Everybody knows that I'm a rude boy
walking the streets of dreams...
I'm just an ordinary man with ordinary plans
I had a dream last night and I was a rich man,
but when I woke up this morning
I found out I was a poor man."

'Rude Boy Dreams'. Laurel Aitken & The Skatalites.



Ha muerto hace unos días (el 17 de julio) Laurel Aitken, el padrino del ska. Cubano de nacimiento, jamaicano de adopción, es uno de los grandes del ritmo caribeño y es sin duda el gran precursor del ska, música que surgió en la capital de Jamaica, Kingston, cuando los jamaicanos comenzaron a reinterpretar y fusionar a su estilo jazz y R&B.



Aitken popularizó el ska en el mundo cuando emigró, junto a cientos de miles de compatriotas, a Inglaterra. Allí el ska triunfaba no sólo entre los jóvenes rude boys de origen jamaicano, sino también entre los genuinamente británicos mods. Del ska surgió también el pausado ritmo reagge, que conoció la popularidad mundial gracias a artistas como Bob Marley.

Más tarde el ska se fusionaría con los ritmos punk para dar lugar a la 'segunda ola' del ska (la 2 Tone) con el éxito de bandas como Madness, Bad Manners o Specials, que siguieron el camino trazado por el padrino.



Aitken se convirtió en una leyenda pero desde entonces ha seguido infatigable su vida artística. Hace 4 años, en la que quizá fue su última aparición en nuestro país, recuperaba algunas canciones en castellano de su Cuba natal. Los míticos Skatalites de Don Drummond y 'Guns of Navarone', con los que grabó temas como la mítica 'Rude Boy Dreams' ya no estaban allí. Pero el padrino seguía 'in the mood for ska'. Su hueco es imposible de suplir, mientras el ska sigue evolucionando y llenando las noches de ritmos jamaicanos.

escrito por Ignacio a 9:18 p. m.  ..  ver mensaje  ..  3 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

viernes, julio 15, 2005

Testigo literario-musical

Hace ya unas cuantas semanas, Pichi me pasó el testigo musical que recojo con bastante retraso, aunque en realidad lo hago en otra versión distinta y más completita que me he encontrado en el cinematográfico blog de Juan, que también me pasó el testigo.

Tamaño total de los archivos de música en el disco duro: Algo más de 6 Gb.

Último disco que me compré: ¿Comprar música? Creo que el único disco que me he comprado yo para mí ha sido la banda sonora de Full Monty (hace 5 añitos). Aprovecho para decir que desde que se impuso el canon de los cedés (cedé es una palabra aceptada por la RAE...) hice el firme propósito de no comprar música original ni para regalos ni para nada. (Sobra decir que me está resultando fácil cumplirlo).

Canción que estoy escuchando ahora: 'Driving you slow' de The Gift (creo que llevo un mes entero escuchándola, que temazo).

Canciones que escucho mucho (10 sin ningún tipo de orden ni jerarquía):
'Driving you slow' de The Gift
'Reptilia' de Strokes
'Why do you love me' de Garbage
'Jaia' de Skalariak
'The Blitzkrieg Bop' de Ramones
'Start me up' de Rolling Stones
'Por qué soy tan sexy' de Azucarillo Kings
'Enamorado de la moda juvenil' de Radio Futura
'Narcotic' de Liquido
'1521' de Imperativo Legal

Libros leídos durante el año: Pocos, entre la carrera y el vicio de Internet estoy apañao. 'El americano impasible' ha sido uno de ellos. La primera parte del Quijote, también. Un libro de poemas de Miguel Hernández, 'Las ratas' de Delibes y poco más. Claro, sin contar el género literario incomprendido de la bibliografía técnica, y éxitos como 'Probabilidad, variables aleatorias y procesos estocásticos', 'Diseño de circuitos eléctricos selectivos en frecuencia', 'Diez lecciones de cálculo numérico' o súper-clásicos como 'Signals & Systems' y 'Communication Systems'.

¿Librería o biblioteca?: Biblioteca. Aunque si la librería es en plan Oletvm o Fnac, tiene su encanto.

Último libro comprado:Lo que es comprar... yo más bien me agencio, fotocopio, y ese tipo de cosas. Pero respondiendo estrictamente a la pregunta: 'Ejercicios resueltos de sistemas de comunicaciones' (quiero morir).

Último libro acabado: 'Preguntas básicas sobre la ciencia', de Isaac Asimov. Imprescindible para no iniciados. No lo inscribo dentro del 'género friki'. En cuanto a novelas, la última ha sido 'el americano impasible'.

Libro que leo en este momento: 'El mundo de Sofía' (relectura).

Cinco libros que perduren en mi memoria y/o me hayan marcado de manera especial:
'El señor de los anillos' de J.R.R. Tolkien (imprescindible)
'El mundo de Sofía' de Jostein Gaarder (su lectura es cien veces más provechosa que la asignatura de filosofía del bachillerato)
'El perfume' de Patrick Süskind (novela con mayúsculas)
'Fahrenheit 451' de Ray Bradbury (el clásico de la ciencia-ficción)
'Lolita' de Vladimir Nabokov (¿a quién puede no impactarle?)

escrito por Ignacio a 11:56 p. m.  ..  ver mensaje  ..  1 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

miércoles, julio 13, 2005

Letras imprescindibles (VI)

Dice mi padre (no sé hasta que punto es una de sus batallitas) que en cierta ocasión conocí a Graham Greene. Lo que sí es cierto es que a este autor le gustaba viajar de incógnito, tanto que parece ser que se dejó caer por el pueblo de mi familia materna, Caleruega, donde yo solía pasar mis veranos. Claro que a la mayoría del paisanaje le pasó totalmente inadvertido.

La obra cumbre de Greene, o al menos la que le ha hecho pasar a la posteridad, es 'El americano impasible', que conoce también adaptaciones cinematográficas. No he visto la película, pero probablemente, como sucede en estos casos, tienda a magnificar los aspectos con más juego erótico-festivo. Es cierto que 'El americano impasible' es un triángulo amoroso, pero es mucho más. Es una historia de guerra y de los sentimientos más bajos que ella despierta: codicia, traición, cobardía.



En el pasaje que he seleccionado, los dos protagonistas masculinos, el impasible americano Fowler y el visceral británico Pyle hablan sobre el amor y sobre la joven oriental Fuong, a la que ambos desean pero de muy distinta forma, ante la mirada de dos soldados vietnamitas y con la inseguridad de si seguirán vivos la mañana siguiente.

— Si alguien te preguntara cuál fue tu experiencia sexual más intensa, ¿qué contestarías?
Sabía muy bien la respuesta a esa pregunta:
— Una vez que estaba en la cama, por la mañana, y contemplaba a una mujer vestida con una bata colorada, que se cepillaba el cabello.
— Joe dice que para él fue acostarse con una china y una negra al mismo tiempo.
— Yo también habría pensado eso cuando tenía veinte años.
— Joe tiene cincuenta.
— Me pregunto qué edad mental le habrán asignado durante la guerra.
— ¿Era Fuong la muchacha de la bata colorada? Ojalá no me hubiera hecho esa pregunta.
— No —dije—, una mujer que conocí antes. Cuando dejé a mi mujer.
— ¿Qué pasó después?
— La dejé también a ella.
— ¿Por qué?
¿Por qué, realmente?
— Porque cuando amamos somos imbéciles —dije— . Me aterraba la idea de perderla. Me parecía verla cambiar; no sé si realmente cambiaba. Me precipité hacia el final, exactamente como un cobarde se precipita hacia el enemigo y se gana una medalla. Quería terminar de una vez con la muerte.
— ¿La muerte?
— Era una especie de muerte. Luego, me vine al Asia.
— Y encontraste a Fuong.
— Sí
— Pero con Fuong no sientes lo mismo, ¿no es cierto?
— Lo mismo, no. Te diré, la otra me amaba. Yo temía perder el amor. Ahora sólo temo perder a Fuong.

Graham Greene. 'El americano impasible'


Ya eran demasiados meses sin dejarme caer por aquí con una de letras... por supuesto, dejo 'como ejercicio para el lector' averiguar quién de los dos es el americano impasible.

escrito por Ignacio a 12:54 a. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

sábado, julio 09, 2005

Oriente / Occidente

La historia se repite. El 11 de marzo de 2004 fue Madrid, el 7 de julio de 2005 fue Londres. Explosiones coordinadas en el transporte público en hora punta. Matanza indiscriminada. Miedo. Caos. Desconcierto. Lejos de la espectacularidad y el efectismo de los ataques a las Torres Gemelas, los objetivos no son ya iconos del capitalismo, sino obreros del capitalismo.

Parece ser que el número de muertos en los atentados de Londres ha sido -afortunadamente- menor que en el caso de Madrid. Pero es secundario, lo terrible es constatar que los terroristas pueden atacar cuando quieran en cualquier gran ciudad occidental. Lo hicieron 3 días antes de las elecciones en Madrid. Lo hacen en plena cumbre del G8 y un día después de la designación como sede olímpica en Londres.

Sirve también para darnos cuenta de lo engañados que nos tienen con la milonga terrorista, y con tanto nivel rojo de alerta y demás, tonterías que sólo sirven para amedrentar, y aprovechando, para dar el primer paso hacia un estado de excepción justificado en la lucha antiterrorista. No había ningún nivel de alerta especial en Londres. De hecho, las fuerzas de seguridad no tenían ni idea de lo que se estaba cocinando. Por lo visto la lección de Madrid no estaba aún bien aprendida.

Dicen los infames politicastros del PP que en el Reino Unido nadie ha cuestionado la forma (opaca y con cuentagotas) que ha tenido el gobierno de Blair en dar la información. Cierto. Pero es que tampoco nadie (y menos el gobierno) ha cuestionado la evidente autoría islámica (también era evidente la autoría islámica del 11-M, por más que El Inmundo y Pedro Ojete Ramírez se empeñen en contarnos como Mustafá Mojamé alias Emilio el Moro se hizo amigo de Patxi Garrulo alias el Aizkolari de Donosti en los baños de Alcalá Meco). Me hubiera gustado ver a Blair con acento de Acebes Gump: "Ha sido el IRA, y el que diga que no es un miserable... aunque no descarto otra posibilidad".

Pero la clave sobre la reflexión interesante de los hechos la daba la reina de Inglaterra: "no cambiarán nuestro modo de vida". El contenido de esa frase es mucho más del que se aprecia a simple vista. Porque a pesar de la globalización, sigue habiendo varios mundos dentro del mundo. 50 muertos inocentes en Londres a causa del terrorismo paralizan nuestros medios de comunicación, movilizan a los políticos, generan un súbito sentimiento de solidaridad (y de temor a la vez) y se convierten en tema único de conversación.

50 muertos inocentes en Irak a causa del terrorismo los hay día sí y día no, y son tratados por nuestra sociedad como un fenómeno atmosférico. No pertenecen a nuestro mundo. Están lejos. No sólo en el espacio. También están culturalmente lejos, económicamente lejos, políticamente lejos. Pero cuando atacan Londres, o Nueva York (o Madrid, claro), atacan a Occidente. Atacan a nuestro mundo. A nuestra civilización. Atacan nuestro modo de vida. Y eso es lo que nos da miedo: que nos quiten nuestro modo de vida. Nuestra opulencia, nuestra comodidad y nuestras ocupaciones triviales.

Por eso la reflexión de la reina de Inglaterra es tan interesante: "No cambiarán nuestro modo de vida". Y es que, no seamos hipócritas, seremos muy solidarios de boca, pluma o teclado, pero vivimos muy agusto en nuestro mundo, en el que techo, comida y gran cantidad de estupideces superfluas están garantizados. Y no queremos cambiar nuestra privilegiada situación. Por eso, cuando las bombas de Oriente estallan en Occidente, cunde el pánico.

escrito por Ignacio a 3:53 p. m.  ..  ver mensaje  ..  10 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

 

martes, julio 05, 2005

Livestrong

Acabaron por fin los exámenes, y como cada verano empiezan las tradiciones de siempre: la vagancia, los programas infumables de televisión, las tardes a la sombra, la piscina, la gente hablando de vacaciones (incluso imaginarias)... y el Tour de Francia. Es tan tradicional el Tour, que lleva 6 años pasando lo mismo, y éste amenaza con ser el séptimo.

No sé por qué me gustó el ciclismo desde pequeño, supongo que como a tanta otra gente de este país se debería a Miguel Induráin, el caso es que durante la primera mitad de los 90 fui un gran seguidor del mundo de la bici. Ya por entonces apareció como estrella en ciernes un tal Lance Armstrong, que ganó un mundial con 22 años en 1993 y del que se supo poco más hasta saber que un cáncer le tenía al borde de la muerte.

Tras un agresivo tratamiento (del que han corrido todo tipo de rumores y sospechas) consiguió recuperarse, y no sólo eso, sino que volvió a montarse en una bici. Eran los años post-Induráin y el ciclismo buscaba un nuevo rey. Así se presentó al Tour del 98, uno de los de pronóstico más incierto de los últimos tiempos, y una caída en los primeros días de Alex Zülle le colocó en una posición privilegiada que supo mantener hasta el final. Era el primero de hasta el momento seis.

Poco a poco Armstrong fue conformando un equipo cada vez mejor y consolidándose como el líder de un pelotón carente de figuras. Pero su vanidad parecía ir creciendo a la par que su palmarés. Lejos de la grandeza de Induráin, que permitía que sus rivales se consolaran ganando etapas y premios secundarios, mientras él esperaba impasible a destrozarles en las contrarrelojs, Armstrong no se conformaba con eso, lo quería todo, al más puro estilo del 'Caníbal' Eddy Merckx.

Todo hasta llegar al extremo de creerse el gran jefe del ciclismo mundial. Al fin y al cabo su equipo es de largo el más poderoso, el que más dinero mueve y el que tiene mejores ciclistas. El año pasado, ofreció la bochornosa imagen de mafioso 'Chicago años 30'. Un ciclista italiano, Simeoni, dijo en público lo que todos los ciclistas dicen en privado: Que Armstrong va hasta las cejas. Este ciclista intentó fugarse con otro grupo de corredores (¡como si no tuviera todo el derecho del mundo!) y el propio Armstrong, en un gesto de soberbia inaudito, se encargó el solito de perseguirlo y decir a sus compañeros de fuga que no les dejaría continuar si seguía Simeoni entre ellos. No le quedó otro remedio al pobre hombre que desistir. (noticia).

Pero ¿cómo no sospechar que va hasta las cejas un tío que pasa de estar al borde de la muerte a dominar de forma insultante uno de los deportes más exigentes físicamente? Es conocida la relación de Armstrong con el doctor italiano Ferrari, que es tristemente célebre por su vinculación con el dopaje. Se le considera responsable de la irrupción de la EPO en el pelotón internacional, al tiempo que ciclistas 'asesorados' por él sorprendían de la noche a la mañana (como aquél ruso que le ganó un giro a Induráin y del que nunca más se supo). Lo que sí se sabe es que Armstrong duerme todos los días en una cámara hiperbárica, que sin ser algo ilegal, desde luego no es muy natural.

Además de todas las sospechas, está la suerte. Se habla muchas veces de la suerte de los campeones, pero lo de este tipo no es normal. La misma suerte que tuvo en su primer Tour con la caída de Zülle la ha ido teniendo año tras año. Si algo pasaba, nunca era a él. En el Tour de 2003, cuando por fin hubo alguien apretándole en serio (Joseba Beloki) se cayó por una cuneta rompiéndose la clavícula. Este año todo parece ser igual. El día antes del prólogo, Jan Ullrich (que ganó el Tour en 1997 y aún sigue dando guerra) sufrió un accidente con un camión. "No sabía que Armstrong también conduciera camiones". Declaración más que elocuente.

A la etapa de ayer, contrarreloj por equipos, llegaba como líder David Zabriskie, con dos segundos de ventaja sobre Armstrong. En el mismo último kilómetro, Zabriskie sufre una caída inexplicable. Su equipo, el CSC, pierde la etapa precisamente por dos segundos. El equipo de Armstrong gana, y él se convierte (de nuevo) en líder. La imagen de Zabriskie llorando, ensangrentado, era la imagen de la impotencia no sólo suya, sino de millones de aficionados al ciclismo que llevamos seis años viendo lo mismo y confiábamos en ver otra cosa. Hasta Dios al séptimo descansó.

escrito por Ignacio a 9:55 p. m.  ..  ver mensaje  ..  0 comentarios  ..  trackbacks  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares