domingo, marzo 19, 2006

Litros de alcohol

Bueno, pues pasó al fin el día del temido macrobotellón. Sin demasiados incidentes (salvo en Barcelona y Salamanca) en gran cantidad de ciudades españolas se llevaron a cabo estas convocatorias, con éxito muy diferente.

Aquí en Valladolid, mi preocupación como buen amante de las fiestas universitarias es que alguien tuviera la tentación de relacionar la convocatoria del macrobotellón en las Moreras y hubiera problemas con mi querida fiesta de Industriales (que se celebra todos los años y no tiene nada que ver con el asunto este). Y durante la semana llegué a temer: el alcalde habló de 'hacer cumplir la ley', 'no mirar para otro lado'... palabras que recordaban el clima que desembocó en las vergonzosas y criminales cargas policiales de la noche de San Juan del 2000, ordenadas directamente por él.

Incluso el rector de la Universidad, siempre tolerante con estas macrofiestas universitarias (son 6 o 7 al año, que a lo mejor alguno se piensa que estamos todo el curso emborrachándonos en el campus) habló de tomar medidas. Y lo cierto es que facultades que no tenían ningún tipo de fiesta, como Económicas o Filosofía, decidieron cerrar, lo cual me parece vergonzoso. Sin más, cierran un edificio público, un día perfectamente lectivo, alterando así el calendario escolar con la excusa de 'posibles incidentes'. Pues si temes posibles incidentes lo que tienes que hacer es, como se hizo en Teleco o Magisterio, poner a la entrada un vigilante de seguridad para disuadir de entrar a los que no vayan por motivos académicos (ya nos entendemos).

Así que bien de mañana nos dirigimos hacia los jardines de Industriales a comprobar la situación, y aunque en principio la gente estaba cortada por las posibles represalias, enseguida se animó el tema y disfrutamos, un año más, de horas (muchas horas) de diversión rodeados de un montón de gente conocida y por conocer, todo ello regado con exquisitos caldos del Conquistador, Cumbre de Gredos y Don Simón, pasando un muy buen rato a pesar de la lluvia.

Por la noche se celebró el 'macrobotellón' en la playa de las Moreras. Ahora es el momento de decir que yo estuve en la convocatoria extraoficial, que era el jueves, no el viernes, pero la gente de la Politécnica (que también celebraba su fiesta) fue suficientemente inteligente como para darle la publicidad justa para evitar presencias 'molestas' :D. Aunque yo no estuve (no era plan de ir de botellón después de haber estado de 11 de la mañana a 9 de la noche en uno) parece ser que se desarrolló también sin incidentes y la policía no intervino. Me alegro de que se impusiera la cordura y no hubiera intervenciones policiales contra la gente (que además debía ser notablemnte más joven que en el botellón universitario mañanero).

Una vez hecha la crónica, queda la opinión. Todos los 'adultos' critican al botellón, y puedo entender sus argumentos. Pero la enorme mayoría de los jóvenes lo apoyamos. ¿Por qué será? Hay quien piensa que el botellón es simplemente una reunión de alcohólicos precoces, y no se trata de eso. Hay muchas formas de beber: en bares, donde emborracharse es legal en teoría para cualquier mayor de edad y en la práctica para cualquiera que franquee la puerta, en la casa de cada cual, solo o acompañado, y considerando todas las variantes que se os ocurran. El botellón es otra más. ¿Por qué nos gusta elegir, entonces, la más molesta para el prójimo? por imfinidad de motivos

El botellón sin más (el consumo de alcohol en vía pública) es barato: ya que vamos a beber (lo cual no es sinónimo de ponerse ciego) pues lo hacemos de la forma más económica. Nuestros bolsillos no están para gastarse 5 euracos en una copa (¡lo mismo que cuesta ir a ver una peli al cine!) y todavía duele más gastárselos para enriquecer a empresarios sin escrúpulos. En este sentido, el botellón surge por la simple demanda de un sector de la sociedad que quiere beber (es un hecho) y no puede hacerlo al precio que marca el mercado de los bares de copas. Es inevitable.

El botellón además permite controlar la calidad de lo que bebes. Ya que vas a beber, si te sienta mal que sea por tu cuenta y riesgo y no porque un empresario desaprensivo decide que te va a servir una bebida de baja calidad porque así el gana más dinero todavía. Porque el garrafón no es una leyenda ni mucho menos, existe y casi todos hemos sufrido sus consecuencias en alguna medida. En esta ciudad tan amante del bourbon, por ejemplo, hay pocos sitios donde pongan Four Roses del bueno, del de verdad, y la diferencia es abismal.

En este punto es bueno que la gente sepa que además del garrafón puro y duro (que existe: botellas rellenadas, reetiquetadas y hasta destilaciones clandestinas) hay garrafón 'legal', que consiste en que las distribuidoras venden destilaciones de diferentes calidades de las marcas conocidas (procedentes de excedentes de fabricación, lotes que no llegan a ciertos umbrales de calidad, etc.), y muchos bares, como es lógico, compran las botellas de más bajo precio y peor calidad. Así que te puede hacer peor efecto a la mañana siguiente un par de cubatas de garrafón que media botella auténtica. Así que además de mejor precio, tenemos mejor calidad.

Pero además, la idea del macrobotellón, de la reunión masiva, es mucho mejor que el botellón en sí, hecho con un grupillo de amigos, porque te permite conocer gente. El viernes en la fiesta de Industriales tuve la oportunidad de hablar con decenas de amigos y conocidos, a muchos de ellos me les encuentro muy de cuando en cuando, y en cualquier caso, salvo en estas fiestas nunca tengo la oportunidad de encontrarme con tanta gente conocida en tan poco tiempo. Y además, conoces gente. Que por lo general está desinhibida y con ganas de pasárselo bien. Así, de repente te encuentras cantando 'Molly Malone' a grito pelado con dos irlandesas que no conoces de nada, escena que es francamente improbable en una discoteca.

A los pubs y discotecas se va con l@s amig@s, cuando ya estás 'entoncado', para bailar, escuchar música y tomarte las últimas (con cuidado del temible garrafón), pero no hay ese clima de cientos de personas de tu edad, con ganas de pasárselo bien y de conocer gente. El alcohol no es el verdadero motor de la fiesta, sino las ganas de divertirse y relacionarse. Eso es lo que hace especiales estas macroconvocatorias. Realmente no se bebe tanto (cuando hay tantísima gente es normal que el consumo sea enorme, pero la cantidad por persona no es tan grande como algunos creen, un par de litros de calimocho a lo largo de 4 o 5 horas no es tanto realmente) y si cualquiera se fija verá como ocupamos nuestras bocas el 100% del tiempo, pero en hablar, reír, cantar, gritar o compartir saliva (^^) y sólo un pequeño porcentaje en introducir alcohol por ella. ¡De hecho hay mucha gente que va a estos botellones y no bebe!

Por eso las políticas de represión del botellón están destinadas a fracasar. Es una ley básica del libre mercado: es una demanda social y si la autoridad intenta limitarla mediante la ley, habrá quien se salte la ley. Pasa con otros muchos temas: el que la prostitución sea ilegal no impide que este negocio exista y mueva jugosas cantidades de dinero. Es más, su situación al margen de la ley hace que normalmente esté asociada a otras actividades también ilegales. Y será así hasta que las autoridades decidan regular en vez de prohibir algo que existe y existirá porque la sociedad lo demanda. Pasa lo mismo con la droga, ya que por desgracia hay drogadictos, es más inteligente por ejemplo tomar medidas como la existencia de narcosalas donde al menos puedan pincharse de forma higiénica que tomar medidas represivas de penalización del consumo.

Y claro, de repente los jóvenes nos cansamos de que por echar unos tragos se nos persiga como delincuentes, y decimos que ya vale, que estamos hasta los cojones las narices y que nos da la gana beber. Si vamos en grupillos y nos pillan, multa que te crió y aquí paz y después gloria, pero como la unión hace la fuerza, si nos juntamos mil personas será casi imposible que puedan multarnos a todos y además... ¿se atreverán a actuar contra un grupo tan numeroso? En el fondo la responsabilidad indirecta de estos macrobotellones es de la política de represión.

A mí me ha repugnado ver imágenes de Madrid, con la policía solicitando identificaciones, impidiendo el paso de la gente a zonas públicas como plazas o parques y llegando en definitiva a impedir el derecho de reunión, lo cual es tan vergonzoso que ya desmonta todos los argumentos a favor de esta política. También me han repugnado las imágenes de contenedores quemados y escaparates rotos en Barcelona o Salamanca, responder al caldo policial con dos tazas de violencia gratuita tampoco es el camino.

Y me alegro de que en Valladolid todo transcurriera sin incidentes y tanto el alcalde y delegado del gobierno por un lado como el rector de la Universidad por otro actuaran con cabeza, no intentando impedir algo que deseaban hacer miles de personas y que por tanto podría haber acabado en disturbios y problemas.

Y ahora algunos me dirán que qué hacemos con las meadas, con la basura, con los ruidos... Creo que desde algunos ayuntamientos se ha empezado a dar la solución a ese tema habilitando zonas para el botellón, lo cual me parece ideal. Claro, lo que no es solución es que esa zona esté a tres cuartos de hora del centro, porque entonces nadie se desplazará a ella.

Teniendo zonas fijas para estas actividades se podría hacer todo de forma más organizada: preparando especialmente más contenedores y papeleras que en parques 'normales' para poder arrojar los desperdicios (si alguien pasó por el campus el viernes, junto con el suelo lleno de mierda vería los contenedores y papeleras llenos a rebosar y sin más espacio) y posibilidad de organizar actividades adicionales como por ejemplo en la fiesta de Teleco de hace ocho días, donde la convocatoria no era 'ven y bebe' sino que los organizadores se lo curraron para hacer que fuese 'ven, diviértete y bebe si te da la gana' organizando conciertos de grupos jóvenes, con hinchables, toro mecánico, y hasta un puesto de bocatas. Esa es la forma de hacer las cosas, desde mi punto de vista.

En fin, el tema este del macrobotellón ha demostrado por fin a mucha gente que aunque lo prohíba la ley se seguirá haciendo botellón por muchos motivos que he tratado de comentar, y la única forma de impedirlo es con represión, y eso ocasiona dos cosas: primero, limitar derechos básicos como el de reunirse con los amigos o acceder a determinados lugares públicos, y por extensión, provocar disturbios entre la (mucha) gente que quiere hacer botellón y ve cómo se lo impiden.

Así que vamos todos a hacer las cosas lo mejor que podamos. Muchos tendrán que empezar a comprender que el botellón no es sólo beber, sino una forma de relacionarse, desinhibirse y pasárselo bien, sin necesidad de acudir a ningún negocio privado, sin necesidad de que nadie nos dirija como borregos. Y si nos dan la oportunidad, otros tendremos que saber aprovecharla y comportarnos cívicamente por mucha fiesta que llevemos encima. Creo sinceramente que seríamos capaces. No sé si somos la generación más alcohólica de la Historia, como dice la tele, pero sí sé que no por ser jóvenes somos animales descerebrados.

Ahora que se acerca la primavera y empieza a hacer buen tiempo, quedad con un buen amigo, comprad un cargamento curioso de latas de cerveza y sentáos en la hierba, al solillo, a disfrutar del panorama con un refrescante zumo de cebada. A mi salud.

[Escuchando: MxPx - First day of the rest of your life]

escrito por Ignacio a 12:36 a. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


3 comentarios:

Anonymous Anónimo escribió...

hola erlik, he llegao a tu blog de casualidad, he leido algo de lo que tienes escrito y me gusta como escribes y tu forma de pensar.
me gustaria saber tu opinion sobre las compañias de una noche, es un tema que me da dolores de cabeza y necesito la opinion de gente como tu. sigue escribiendo asi. hasta la vista.
fdo: wana

5/03/2006 6:11 p. m.  

Blogger Ignacio escribió...

¿Compañías de una noche? Cada persona es un mundo y cada relación es la suma de dos mundos únicos... todo depende de tantas cosas... Difícil pregunta.

5/04/2006 12:46 a. m.  

Anonymous Anónimo escribió...

Hola erlik de nuevo; crees en el amor?? y en el amor a primera vista?? o en el amor de un rato, de una noche??

fdo:wana

6/10/2006 1:49 a. m.  

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares