lunes, noviembre 20, 2006

En tiempos de guerra

"I like to tell people when the final history is written on Iraq, it will look like just a comma because there is — my point is, there's a strong will for democracy."
George W. Bush, 24 sep. 2006

 

En uno de los mayores alardes de desprecio por el sufrimiento y la muerte de seres humanos que se recuerdan en muchos años, el presidente (sigh...) de los Estados Unidos de América (recalco lo de América porque me tranquiliza ligeramente saber que al menos están en otro continente) apostó que cuando se escriba la Historia en el futuro, los más de 600.000 muertos (por ahora) y los metros cúbicos de sangre inocente vertidos por la locura de unos iluminados quedarán reducidos a una coma. Lo dudo, francamente.

Parece que ahora hay un punto de inflexión en la política yanqui respecto a este tema, después de la abrumadora victoria demócrata en la mid-term election, y el consiguiente dominio del Congreso y el Senado, recortando notablemente los poderes de Bush y reorientando la política exterior, con Iraq como principal escenario (parece ya inevitable que la retirada se empiece a planear, aunque sea escalonada y la presencia americana se prolongue incluso algunos años más).

Y justo ahora que se abren nuevas perspectivas, leo esta noticia,. A pesar de estar bastante atrasada, el juicio (con la consiguiente condena a cadena perpetua) se celebró la semana pasada. Por si no os ha apetecido leer la noticia, aquí va un resumen:

Cuatro soldados de EEUU violaron, quemaron y tirotearon a una niña iraquí

"Mientras estábamos jugando a los naipes y bebiendo un whisky, surgió la idea de ir a una casa iraquí, violar a una mujer y matar a su familia".

Esa es la declaración del sargento Paul Cortez, de 23 años, uno de los militares acusados. [...]

Los soldados encerraron a un matrimonio y a su hija de seis años en una habitación de su casa y se quedaron en el salón con la hija mayor, de 14 años, entonces Barker le sujetó las manos y el sargento Cortez la violó o "lo intentó".

Luego los dos intercambiaron posiciones y Barker intentó violar a la joven, aunque tampoco recuerda si lo consiguió.

Entonces Barker oyó disparos en la habitación donde estaba la familia, de donde salió el soldado Steven Green, quien sí violó a la chica mientras la sujetaba Cortez.

Después Green regresó con un fusil de asalto AK-47 y disparó a la adolescente, relató Barker. [...]

En Bagdad son juzgados Barker, de 23 años; Cortez, de la misma edad, y Bryan Howard, de 19 años. [...]

La chica de 14 años, estaba desnuda y quemada de cintura para arriba y presentaba un impacto de bala debajo del ojo izquierdo.

Después del relato de Barker, el tribunal pasó a escuchar el de Cortez, el soldado precisó que Barker dijo a la joven que se callara cuando acabaron de violarla.

Barker confesó que le echó queroseno de una lámpara sobre la chica, aunque no quedó claro quién fue él que le prendió fuego.

(Fuente: Diario 20minutos)


Antaño, en tiempos de guerra, nadie se andaba con medias tintas. Así, tras la victoria sobre el oponente, se mataba a los hombres derrotados, se violaba a sus hijas y mujeres y se quemaba sus casas. A pesar de la pretendida asepsia de la 'operación contra el terrorismo', eufemismo con el que nos quieren vender esta guerra, parece que algunas cosas han cambiado poco o nada.

Y es que la crueldad del ejército yanqui y sus secuaces (afortunadamente España no está entre ellos, lo cual —a cada uno lo suyo— hay que agradecer a Zapatero y el gobierno del PSOE) supera la de muchas de las atroces guerras que se vivieron en el siglo pasado. No sólo por este episodio. Las imágenes de niños desnudos abrasados por el napalm en Vietnam son sobrecogedoras sin duda. Pero el armamento usado por EE.UU. contra la población civil iraquí es mucho más sofisticado y mortal.

Estre el armamento convencional usado destacan las famosas bombas de racimo. Son bombas gigantes preñadas de bombas pequeñas. Cuando explotan, a cierta altura, las bombas que contienen en su interior (hasta 300) se diseminan y caen en un amplio radio, causando una gran destrucción en los núcelos urbanos. Por sus características, se usan fundamentalmente para castigar a la población civil.

Sin duda, las también famosas Daisy Cutters (deshojadoras de margaritas), tristemente famosas en la anterior guerra contra Afganistán, habrán tenido su papel. Estas criaturas son capaces de aniquilar (literalmente) todo rastro de vida en hasta 500 m. a la redonda, y de reventar tímpanos (también literalmente) en algunos kilómetros más.

Ya que en su día se puso la excusa de las armas químicas para atacar Iraq, se podría hablar también del uranio empobrecido que los ejércitos yanqui y británico usaron contra Iraq en la década que medió entre las dos guerras del golfo. El uranio empobrecido es un reputado agente cancerígeno.

Pero sin duda, la peor arma que se está usando contra el pueblo iraquí es la superioridad, soberbia y desprecio por la vida ajena de los soldados ocupantes. Y la violación de una niña de 14 años y su asesinato, junto al de toda su familia, es escalofriante. Pero no es el único caso de matanzas indiscriminadas de civiles, incluyendo niños, ancianos, enfermos y todo lo que se interponía en su camino. Y antes estuvieron las torturas de Abu Ghraib, y seguro que hay tantos y tantos casos que desconocemos.

Después de que muchos misiles, rotulados con mensajes como 'Que te den por culo, Saddam' y similares, hayan servido para esparcir restos de bebés en varios cientos de metros a la redonda, una de las preguntas que se me vienen a la cabeza es ¿quién?. Ya nos hemos preguntado demasiadas veces cómo y por qué, pero... ¿quiénes son los que ejecutan semejante destrucción?

El documental de Michael Moore Fahrenheit 9-11 mostraba como recluta el ejército yanqui: entre los jóvenes sin futuro de las zonas más desheredadas. Chavales con una vida de mierda y unas expectativas de mierda. Apenas mayores de edad, o ni siquiera (como uno de los implicados en la violación y asesinato de la niña, de 19 años). Chicos con la cabeza hueca, que alguien les ha llenado de basura. Y de odio. Sobre todo, de odio. Y de repente, tienen una ametralladora en la mano.

Los que mandan siguen sentados en confortables despachos, mientras tanto.

[Escuchando: Boikot - Sacrifícame]

escrito por Ignacio a 11:06 p. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


0 comentarios:

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares