lunes, abril 30, 2007

El soldado de bronce

En estos últimos días se ha producido el primer brote de violencia en Estonia desde la restauración de la independencia en 1991. Todo viene a raíz de la retirada de un soldado de bronce (típico monumento al 'soldado desconocido') del Ejército Rojo, conmemorando la victoria soviética en la II Guerra Mundial, que se encontraba en Tallinn. El primer ministro estonio ordenó la retirada, y a buena parte de los ruso-estonios (algo más del 20% de la población) no les ha hecho nada de gracia, y se han producido protestas violentas con resultado de un muerto. Podéis enteraros del tema en alguna de estas referencias: 1, 2.

(img: soldado de bronce)
Así era el Soldado de Bronce de Tallinn


Los disturbios han degenerado en violencia en buena medida gracias al alcohol. La mayoría de los manifestantes son jóvenes de entre 18 y 25 años, y las demostraciones degeneraron pronto en vandalismo callejero y saqueos de tiendas... principalmente comercios de licores. La dura respuesta policial no contribuyó precisamente a calmar la fiesta, e incluso los rumores aseguran que hay quien vino desde Rusia a hacer bulto y sumarse a 'la fiesta'.

(img: saqueo)
(img: manifestación)
Algunas escenas de los disturbios


A mí personalmente me parece un tremendo error del gobierno estonio, aunque mis amigos estonios no opinan como yo. ¿No es dar un innecesario paso atrás en la convivencia de ambas comunidades? (estonios y rusos). Además, retirar el monumento de quienes lucharon contra el nazismo tiene unas connotaciones muy negativas. Igual que las recientes leyes anticomunistas polacas, que se han propuesto borrar incluso los recuerdos existentes hacia los brigadistas polacos que participaron en la guerra civil, y obligan a delatar a quienes colaboraron con el comunismo. Ojo por ojo, diente por diente.

Y es que aunque Stalin fue un hijoputa con todas las letras, que no dudó en exterminar a todos sus enemigos políticos (como Franco, que "purgó" al 3% de la población de Tarragona, por ejemplo) y a miles de ciudadanos de los pueblos 'díscolos' de la URSS, lo cierto es que fue su ejército el único capaz de borrar del mapa a Hitler y su locura nazi. Por muchas películas de soldados ryan y heroicos yanquis, donde el castillo de naipes nazi empezó a desmoronarse fue en Stalingrado. Todo esto a Rusia no le salió gratis, por supuesto (27 millones de muertos, se dice pronto). Por eso, el soldado de bronce de Tallinn no es un simple 'soldado ruso'.

Claro está que también hay que entender que para Estonia, el soldado de bronce es un símbolo de la opresión soviética, de la dictadura que les privó de libertad y trató de destruir su identidad nacional, preservada con esfuerzo durante siglos. La historia de Estonia está sembrada de esporádicas 'intervenciones' rusas que significaron principalmente muerte y destrucción. Mientras diversas épocas de dominio alemán o sueco supusieron un florecimiento cultural (fundación de la Universidad de Tartu por los suecos, primeras obras escritas en estonio impulsadas por los alemanes, etc.), Rusia fue siempre (y será) el 'Gran Hermano' que vigila.

(img: mapa molotov ribbentrop)
Mapa del pacto Molotov-Ribbentrop


Para entenderlo mejor, lo mejor es leer a alguien que sepa explicarlo mejor que yo, como por ejemplo Tony Halpin, de The Times. Traducido viene a decir más o menos lo siguiente:

«La intensidad de las emociones sobre el destino de la estatua de bronce está arraigada en visiones falaces del pasado.

La mayoría de los estonios lo ven como un ocupante, un recuerdo humillante de cuando su país fue absorbido a la fuerza por la URSS como parte del pacto Molotov-Ribbentrop, el infame acuerdo de Stalin con Hitler de 1939. 15 años después de recobrar la independencia, los estonios no ven ninguna razón para mantener el monumento a 50 años de represión en una de las céntricas plazas de Tallinn.

Moscú y buena parte de la importante minoría rusófona ven en la estatua a un liberador. Destacan lo que definen como la liberación de Estonia del nazismo por parte de los soviéticos.

Estonia ve la historia de una forma muy diferente. Según la página web del gobierno, 'la reconquista de Tallinn por los soviéticos, lejos de ser una liberación para el pueblo estonio, fue un simple intercambio de ocupantes y marcó el inicio de una terrible y represiva ocupación que duró otros 50 años'.

La URSS perdió 26 millones de vidas en su esfuerzo para derrotar a la Alemania nazi. Teniendo en cuenta toda la sangre derramada, Rusia rechaza definir al Ejército Rojo como una 'fuerza de ocupación', incluso después de haber admitido el pacto secreto con Hitler que permitió a los soviéticos ocupar los países bálticos en 1940.

Rusia ha denunciado la retirada de la estatua, calificándola de 'blasfemia' e insulto a los muertos de la guerra y a los millones de veteranos que lucharon junto a ellos para eliminar el fascismo de Europa.

Los 300.000 rusos de Estonia, que suponen casi un cuarto de la población, alegan que la iniciativa les presenta a ellos como enemigos en su propio país.

Estonia insiste en que la eliminación de la estatua no es más que un asunto interno y no tiene nada que ver con Rusia.»


En realidad es difícil tener una clara opinión sobre este problema, y en general, sobre todos aquellos en los que se mezclan símbolos, historia, muertos y orgullos nacionales de diverso tipo. En su día me alegré de la retirada de la estatua de Franco en Madrid. ¿Por qué aquella estatua era diferente? porque en el fondo, a nadie le importa ya, salvo a cuatro renegados. Porque nadie iba a provocar disturbios sobre el tema. Porque no iba a causar ninguna crisis nacional en España. Porque nadie defendía lo indefendible (ni siquiera el PP, si no, incluiría en su programa electoral recolocar la estatua). Porque se trata del dictador, no de los caídos (cuyos monumentos, a pesar de las polémicas, siguen en sus sitio). Por eso este caso es diferente. ¿Por qué empeñarse en crear un problema? de ahí viene toda la polémica.

En cualquier caso, espero que las cosas se tranquilicen pronto y que la paz vuelva a las calles de Tallinn, que nunca debió abandonar. Y que con soldado, o sin soldado, Estonia siga mirando al futuro sin que la bota de nadie sobre su cabeza le ensombrezca el sol.

[Escuchando: Röyskopp - What else is there (Thin White Duke remix)]

escrito por Ignacio a 12:11 a. m.  ..  ver mensaje  ..   .. 

tamaño de texto  [+|]  ..  compartir Technorati del.icio.us Meneame  .. volver arriba ^


2 comentarios:

Blogger PUNKYBRU escribió...

Felicidades por tu blog. Acabo de caer por casualidad leyendo una entrada tuya del año 2004 sobre la naranja mecánica y la verdad que es interesante en su totalidad. Un saludito!

5/02/2007 9:28 p. m.  

Blogger Ignacio escribió...

¡Gracias! déjate caer de vez en cuando por aquí. Aunque no posteo todo lo que me gustaría, de vez en cuando algo cae :D

5/02/2007 9:32 p. m.  

Publicar un comentario

trackbacks:

Crear un enlace



<< volver al inicio  ..  ^^ volver arriba  ..  ×× archivo

Blog de Ignacio M. P. aka ERLIK   (cc)  (correo-e)
Cambia el tamaño de texto con las teclas + y - del teclado.

  contador Nedstat Basic - Web site estadísticas gratuito
El contador para sitios web particulares